Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala, país de oportunidades
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 21 de febrero de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

Guatemala es un país de enormes oportunidades, pero no para toda la población sino para quienes tienen la astucia y carencia de escrúpulos para enriquecerse en el ejercicio de funciones públicas o mediante el tráfico de influencias para asegurar privilegios. El guatemalteco común y corriente no goza de esas oportunidades y tanto es su problema que más de un diez por ciento de la población ha tenido que emigrar a otros países en busca de mejores condiciones, sabiendo que hay sitios donde el trabajo sí produce beneficio económico.

Pero si hablamos de políticos y empresarios que saben "menear el abanico", como suele decir un excelente analista, las oportunidades que ofrece este país son dignas de calificarse como un auténtico paraíso. Pocos lugares del mundo quedan en donde prácticamente ningún negocio realizado a la sombra del Estado es delito y nuestro país ha preservado esa situación para que quienes rondan las esferas de poder político y económico, puedan seguir haciendo micos y pericos sin el temor de que algún día el peso de la ley pueda pasarles la factura. Y es que no hay tal peso de ley y por lo tanto la impunidad está consagrada por la ausencia de mecanismos para siquiera tipificar como delito muchas de las cosas que aquí vemos.

Fuera del vulgar ratero que sin pudor alguno se embolsa el dinero que tiene bajo su responsabilidad, todos los otros casos de corrupción resultan imposibles de sancionar. Siempre dije que si algún día Jorge Serrano Elías se decide regresar a Guatemala, no hay forma de perseguirlo penalmente por el dinero que se llevó, puesto que el mismo tuvo su origen fundamentalmente en los gastos confidenciales y todos los presidentes han hecho uso y abuso de ese rubro, tanto antes como después de la reforma constitucional que supuestamente los prohibió, pero que no tomó en cuenta que los gastos militares, por ser secretos, serían a partir de entonces la fuente para que civiles y militares dispusieran de partidas secretas sobre las que nadie rinde cuentas.

Eduardo Weymann, ministro de Finanzas del anterior gobierno, está preso por haber estampado su firma en un acta de una sesión que no existió y no por el manejo de los fondos en el Ministerio ni en la SAT. Cuando ya había salido del Ministerio le mandaron un montón de documentos para firma y babosamente la estampó en un acta falsa, por lo que encara la posibilidad de recibir una pena por falsedad material.

A Reyes López lo tienen acusado por un préstamo que hizo al Patronato Antialcohólico, no obstante que prestar dinero no es delito ni se puede jamás demostrar lo que el Ministerio Público sostiene, en el sentido de que se quería quedar con unos terrenos. López Rodas acaba de confesar que su esposa tuvo participación en un negocio de venta de electricidad amparado en la Ley General de Electricidad que él promovió y nadie puede hacer nada en su contra. Las frecuencias radiofónicas y de telefonía celular del Estado fueron piñatizadas por funcionarios que las adquirieron y hoy, mediante sociedades, las alquilan a los proveedores del servicio.

Durante años nadie pasa sin saludar al rey, es decir, nadie consigue un contrato sin pagar mordida, pero resulta imposible probarlo; la venta de medicinas, la contratación de obra pública y hasta la asignación de plazas, no digamos la utilización del país como puente para el tráfico de asiáticos indocumentados, son hechos ampliamente conocidos que nadie puede probar. El contrabando es el sello de nuestro comercio exterior, y sigue tanto o más productivo que antes de la captura de Moreno.

Somos, pues, y seguiremos siendo un paraíso para cualquier sinvergüenza; y cuando empresarios y políticos hacen mancuerna, el éxito de ambos está totalmente asegurado.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.