Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Halcón ultraconservador al Banco Mundial
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 29 de marzo de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

Como el que paga manda, la designación de las autoridades del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial no están sujetas a decisiones democráticas en las que se asigne a cada país miembro un voto. La conducción del FMI está reservada a los europeos que ahora tienen en ese sitio al señor Rodrigo Rato, prominente miembro del conservador Partido Popular de España y la del Banco Mundial a Estados Unidos, por lo que el señor Bush designó para presidir esa institución encargada de combatir la pobreza a Paul D. Wolfowitz, hasta ahora segundo del Departamento de Defensa y uno de los halcones más agresivos del equipo gobernante en Washington.

La filosofía del Banco Mundial se basa en el combate a la pobreza, tarea que resulta inmensa cuando nos damos cuenta que según datos oficiales de la misma entidad, diariamente mueren 20,000 personas como resultado de ese flagelo. Los desajustes en el mundo son enormes y las recetas de "shock" que fueron patrón durante las últimas décadas están mostrando que no son suficientes para resolver el problema y que ni siquiera el incremento de gobiernos democráticos en el mundo ha sido capaz de revertir el curso de la economía que sigue acumulando riqueza en quienes ya son ricos y pobreza para quienes padecen limitaciones que dificultan su vida.

En Guatemala se estaría criticando por la forma en que los ultraconservadores están copando las instituciones y se lanzarían sapos y culebras por la forma en que se hacen las designaciones. Porque a la luz de las críticas acerbas del pasado, los gobiernos tendrían que pensar en enemigos para hacer nombramientos y no en gente que comparta su visión y filiación política. En Estados Unidos y en el mundo se entiende que los gobiernos ejercen su poder para nombrar a personas afines en puestos que han de trascender el mismo período del gobierno en cuestión y tanto jueces vitalicios como funcionarios de alto rango a nivel multinacional, responden a posiciones ideológicas claras y definidas.
Wolfowitz es un conservador y un halcón y como tal actuará en el Banco Mundial. Los países que no se ajusten a sus rígidos marcos ideológicos, tendrán problemas para obtener ayuda y financiamiento en el combate a la pobreza, en tanto que para enfrentar el mal las recetas que aplicará son conocidas, puesto que el libre mercado como paradigma será el fundamento del condicionamiento que imponga. Poco importa que esté demostrado que el mercado por sí mismo no es ni ha sido suficiente para combatir la pobreza, puesto que el dogma puede más que la evaluación de la realidad.

Yo recuerdo que hace unos años se descalificaba al marxismo por su carácter dogmático y no deja de ser una gran paradoja que ahora su contraparte adopte una postura idéntica, pretendiendo imponer su criterio simplemente porque así lo sostienen ellos sin someter a prueba científica la validez de sus argumentos. Hemos visto que la pobreza aumenta en muchos países del mundo, entre ellos algunos de los que tienen mayor índice de libertad económica según las mediciones que hacen los teóricos, mientras que naciones con menor libertad han tenido mayor crecimiento económico y reducción de pobreza. China es posiblemente el ejemplo más contradictorio para el dogma, pero habrá que ver si la realidad hace que gente como Wolfowitz puedan abandonar el cerrado paradigma ideológico para asumir una política de mayor pragmatismo.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.