Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El cerco económico para imponer censura
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 7 de junio de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

Esta mañana recibí en mi correo electrónico un mensaje de una entidad llamada Familia Hoy, constituida como sociedad civil y que maneja una página de Internet para monitorear a los medios de comunicación. Me imagino que se trata de una entidad religiosa que se preocupa por proteger los valores de la familia, lo cual es encomiable y contra lo que nadie puede oponerse, pero la forma en que lo hacen es realmente un atentado contra la libertad de expresión porque se arrogan la capacidad para decidir qué es bueno y qué es malo y, peor aún, publican los nombres de las empresas que usan como medio de publicidad los que para ellos son "impropios" de manera que piden que se emprendan campañas para convencer a los anunciantes de que suspendan las pautas en lo que estos modernos inquisidores califican como inaceptable.

Pienso que una cosa es la orientación que pueda darse a los padres de familia sobre lo que se publica o difunde en los medios de comunicación, pero publicar la lista de los anunciantes para pedirle a la gente que se sume a campañas para ejercer presión sobre las empresas para que suspendan sus pautas es algo que está totalmente fuera de lugar y constituye una de esas acciones comparable a la de promover la colocación de bombas en las clínicas donde se practican abortos o hasta el asesinato de los médicos aborteros.

La libertad de expresión está debidamente protegida en la Constitución y las leyes de Guatemala, por lo que cualquier forma de censura es contraria al espíritu de la Carta Magna. Creemos que cada persona tiene derecho a escoger lo que quiere leer, ver o escuchar, sin que pueda existir una entidad privada que se encargue de "ejercer presión mediante campañas públicas" para provocar el cerco económico que obligue a la autocensura de los medios. Hoy puede ser por los valores de la familia, pero el día de mañana será por cuestiones de tipo político y ello es totalmente inaceptable.

En el correo que recibí esta mañana se critica la difusión del programa de Eugenio Derbez en Canal 7 por considerar que el uso del "doble sentido" es impropio e inaceptable. Y se da a conocer qué empresas pautan anuncios en esa franja para que los que reciben el correo electrónico llamen o dirijan mensajes para presionar a esas empresas a fin de que suspendan la publicación de su propaganda. Es más, señalan cuáles son las empresas que ya "acataron" la decisión y procedieron a remover su pauta.

Debo decir que es tarea de los padres de familia supervisar la formación de sus hijos y no de una entidad religiosa el disponer qué se puede ver y qué merece ser censurado. Yo, por ejemplo, disfruto los programas de Derbez que, por cierto, aquí pasan meses y años después de su difusión en el extranjero y no me molesta el finísimo uso del doble sentido que hace este comediante. Me desagradan, en cambio, los programas tipo talk show que provocan la burla de ingenuos participantes, pero allá cada quien con lo que desea ver.

La existencia de una entidad que abiertamente promueve la censura y el cerco económico contra los medios, tiene que provocar la acción de la PDH porque se está forzando a la violación de un derecho fundamental consagrado por la Constitución y existe prueba fehaciente de que se trata de un atentado contra normas expresas y claras de nuestro ordenamiento legal. El sitio para ver la campaña es http://www.familia-hoy.org//campana14.html y el doctor Sergio Morales debiera visitarlo para abrir el procedimiento respectivo. Me imagino que la acción siguiente será pedir boicot contra La Hora, por cuestionar el "iluminado criterio" de estos señores pero vale la pena luchar por la libre expresión.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.