Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Fondo Monetario Internacional y los tributos
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 10 de julio de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

Ayer el Presidente dijo que en su reunión con Agustín Carstens, funcionario del Fondo Monetario Internacional, no se habló del aumento al IVA ni del aumento de impuestos y que el funcionario internacional lo felicitó por el desempeño de las finanzas públicas. Sin embargo, poco más tarde y con un lenguaje muy diplomático que contrasta con el que utilizaron anteriores emisarios del FMI, el señor Carstens sí mencionó que el país es uno de los que tienen menor carga tributaria en el mundo, con alrededor de un diez por ciento del Producto Interno Bruto y que es preciso mejorar la tasa para permitir la inversión en desarrollo social.

Es de destacar el cambio de actitud en los funcionarios del Fondo Monetario Internacional, al menos en sus apariciones públicas, puesto que en contraste con el tono imponente que usaron antes, ahora parecen más dispuestos a recurrir a un lenguaje diplomático para hacer observaciones y en el caso concreto de Guatemala es evidente que el señor Carstens fue advertido que el tema de los impuestos es sumamente delicado en nuestro país y no puede ser enfocado con la misma libertad que se usa en otros países. A lo mejor hasta le contaron el origen de nuestra "independencia", cuando los adinerados de la época decidieron independizar a Guatemala para ya no pagar impuestos a España.

El caso es que evidentemente hay coincidencia de que Guatemala necesita mejorar su recaudación fiscal y hasta el Presidente del CACIF lo entiende así, pero con la observación de que no deben incrementarse los tributos existentes, sino ampliar la base tributaria, es decir, que la actividad económica que cae en lo que se conoce como economía informal también sea parte del esfuerzo impositivo y al regularizar su situación pueda inyectar recursos adicionales al fisco para cumplir con sus obligaciones.

Lo cierto del caso es que hace falta que el Estado disponga de suficientes recursos porque es indudable que el nuestro es un país con tremendas desigualdades que no se pueden compensar si no es mediante la inversión social. Muchos se oponen a admitir que los impuestos tengan la finalidad de redistribuir de alguna manera la riqueza nacional, pero esa es esencialmente la función tributaria si existen criterios de justicia en la estructura impositiva para que quienes tienen más paguen más, a efecto de que se pueda invertir en los que tienen menos.

Creo que el Impuesto al Valor Agregado no tendría que ser modificado, pero sí que la Superintendencia de Administración Tributaria tiene que ser más eficiente en el cobro, tomando en cuenta que cuando se deja de entregar el dinero al fisco no hay una simple evasión sino que se trata de un verdadero robo al contribuyente que ya hizo efectivo el pago al cubrir el valor del bien o servicio. Creo que el contrabando es otra tarea aún pendiente que el Estado tiene que controlar para evitar la proliferación de esa llamada economía informal que se nutre de mercadería que entra sin pagar impuestos.

Y tiene que haber una promoción de cultura tributaria para que cambie la mentalidad del guatemalteco sobre los impuestos. Sin ese cambio de mentalidad, todo lo demás son tortas y pan pintado.

Fuente: www.lahora.com.gt - 090705


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.