Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Habrá que descertificar a Estados Unidos
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 20 de agosto de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

En la edición correspondiente al 8 de agosto, la revista Newsweek dedica su artículo principal a la terrible y poderosa droga que ha invadido el mercado norteamericano y que se produce en laboratorios instalados en ese país. Se trata de la methanphetamina o simplemente Meth, como le dicen los adictos cuyo número crece en forma acelerada porque produce una potente y prolongada euforia, hasta que el adicto sufre el bajón que literalmente lo termina destruyendo. Se trata de una droga elaborada a partir de la seudoefedrina que se encuentra en cualquier medicamento que se vende sin receta médica para la congestión nasal y el catarro común y sólo en el Estado de Missouri existen más de 8,000 laboratorios para surtir la creciente demanda.
Hace algún tiempo se decía que el Meth era algo así como la “cocaína para los pobres”, pero poco a poco se ha ido abriendo camino en la escala social hasta convertirse en droga preferida por muchos de los ricos y famosos. Las cifras oficiales estiman que más de 12 millones de norteamericanos la han probado y por lo menos un millón y medio son adictos que la usan regularmente, según las fuentes federales. En otras palabras, los norteamericanos están produciendo ya su propia droga y evidentemente se trata de algo que hará fuerte competencia a la cocaína y la marihuana, por lo que el problema del tráfico puede disminuir y afectar menos a estos países.

En Estados Unidos las grandes cadenas como Wall Mart y K Mart, decidieron quitar de las estanterías medicamentos como el Sudafed que no requiere receta médica y se usa mucho para el tratamiento de alergias. Ahora el consumidor encuentra una etiqueta con el nombre del producto en vez de la caja y tiene que ir al mostrador a proveerse. Es posiblemente el mayor avance que se ha logrado hasta ahora en el combate de la producción de Meth, pero hasta la oficina del llamado Zar contra las drogas está seriamente preocupada por la forma escandalosa en que se está extendiendo el uso de esa terrible y destructiva droga que literalmente parece licuar el cerebro de quienes la consumen.

De momento lo más probable es que la producción de Meth no alcance para surtir el mercado de Estados Unidos, pero al ritmo que crecen los laboratorios, al punto de que se estima que ninguno de los 50 Estados está libre de la plaga, no sería remoto que empezaran a exportar la droga. Y en ese momento, el mundo tendría que descertificar a Estados Unidos, porque es incapaz de contener la producción de un estupefaciente que tiene efectos devastadores en la juventud.

La producción de cocaína ha prostituido a sociedades enteras y el dinero generado por el tráfico ilegal de esa droga es causante de muchos de los males de nuestros pueblos. Pero resulta que los productores de droga de la América del Sur y los traficantes de Centro América, México y Estados Unidos, ahora tienen una fuerte competencia en los productores de la methanphetamina que según Newsweek no sólo es la más poderosa sino la más peligrosa de las drogas en el mercado y cuyos efectos pueden atraer a miles de jóvenes y adultos en los próximos años porque el sentimiento de euforia que produce es muy superior al que generan otras drogas y porque su origen químico puede hacerla más accesible para consumidores de todas las edades y de cualquier condición social.
La DEA tendrá ahora que poner mucho empeño y trabajo adentro de sus fronteras porque ahora están, literalmente hablando, durmiendo con el enemigo.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.