Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un problema que debemos encarar
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 5 de octubre de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

Carlos Estuardo Suriano, 15 años, degollado junto a su madre en el Caserío El Paso, Jutiapa. María Olivia Martín Martín, 13 años, muerta en un accidente vial, el auto en el que viajaba volcó en la ruta a San Pablo Tajumulco, San Marcos. Otoniel Pérez Solís, 11 años, muerto en un accidente vial cuando el auto en el que viajaba volcó en la ruta a San Pablo Tajumulco, San Marcos. William Osberto Reynoso, 1 año, muerto en un accidente vial, el auto en el que viajaba volcó en la ruta a San Pablo Tajumulco, San Marcos. Víctor Manuel Serrano Jiménez, 17 años, muerto a tiros en la Colonia Villa Lobos I, Zona 12. Edwin Alberto Tejada Velásquez, 14 años, secuestrado junto a un amigo durante la celebración de una feria en Esquipulas, luego fueron asesinados. Carlos Alberto Macal, 14 años, secuestrado junto a un amigo durante la celebración de una feria en Esquipulas, luego fueron asesinados. Heidy Marisol Ruano López, 14 años, apuñalada 76 veces con arma blanca, su cuerpo fue localizado en un hotel de la Zona 1. Días antes había escapado de la Casa Hogar Vid Verdadera ubicada en la Zona 13. Juan Carlos Guacamaya Arias, 16 años, atacado a balazos mientras compraba una tostada. Francisco Geovani López, 14 años, asesinado a tiros en un terreno baldío ubicado en el kilómetro 25, aldea Vista Hermosa del cantón San Martín, rutan a San Juan Sacatepéquez.

Muchos lectores de los diarios están leyendo desde hace algunos días en distintas columnas de opinión listados como el que publico hoy; los mismos han sido elaborados por la Agencia de Noticias a favor de la Niñez y la Adolescencia (LA NANA) que se especializa en el monitoreo de la cobertura informativa que se da para proteger los derechos de los menores de edad. Diariamente mueren como resultado de distintas formas de violencia, que incluyen ese desordenado y peligroso tránsito que sufrimos los guatemaltecos, muchos niños y la sociedad sigue sin conmoverse ante un fenómeno que tiene proporciones que debieran ser escandalosas pero que han pasado a ser algo así como "parte del paisaje" que los habitantes del país observamos de manera cotidiana sin inmutarnos.

En el listado que me correspondió a mí publicar, como parte de un esfuerzo de LA NANA por hacer conciencia sobre la gravedad del problema, no aparecen niños cuya muerte es responsabilidad social, puesto que se trata de esos miles de casos que diariamente ocurren y que ni siquiera llegan a ser parte de las noticias en los que menores mueren por hambre o por falta de atención médica elemental. Es triste ver que ahora, cuando el país sufre los efectos de un desastre natural, nuevamente los niños y especialmente los niños pobres, son los seres más vulnerables y que más alto precio pagan ante la fuerza de la naturaleza.

Reflexionar sobre el destino de los niños es, literalmente y sin eufemismos, reflexionar sobre el futuro de nuestro país. Si la sociedad no mueve un dedo para evitar esas inútiles pérdidas de vidas en infantes, nuestra viabilidad como Nación y la función misma del Estado tiene que cuestionarse con profunda seriedad. Proteger la vida de los niños y menores es una obligación no sólo de las autoridades, sino de todos los habitantes del país, de todas las instituciones y de todos los sectores. Este grano de arena que ponemos algunos columnistas quizá valga muy poco, pero un contacto con LA NANA puede ayudar más. Para lograrlo, las personas que deseen cualquier información adicional pueden solicitarla en las oficinas de LA NANA (0 calle "A" 30-05 zona 7, Utatlán I) Teléfono 2434-6655 y 2434-6337 con Ligia Flores. Vale la pena!!!

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.