Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ya parecemos país del Primer Mundo…
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 8 de octubre de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

Cuando el gobierno de Bush fue incapaz de reaccionar ante Katrina, alguien dijo que la zona afectada parecía ser del Tercer Mundo, por lo que hoy, parodiando esa despectiva expresión, podemos decir que tras los efectos de Stan y la reacción del Estado, Guatemala puede presumir que parece ahora país del Primer Mundo, de ese Primer Mundo que se vio en Nueva Orleans y otros lugares afectados por los huracanes en Estados Unidos.

Y no nos parecemos sólo en cuanto a las dificultades para atender a las víctimas y la incapacidad del Estado para hacerlo. También parecemos del Primer Mundo en cuanto a la especulación generada por la tragedia y la forma en que muchos se comportan al elevar precios para enriquecerse a costillas de quienes más sufren. Así fue en Estados Unidos y vimos cómo estudios de prestigiosas universidades demostraron que el alza a las gasolinas (que pasaron de tres dólares por galón) fue producto de maniobras especulativas que, por cierto, retumbaron con fuerza en estas latitudes. Pues aquí no nos estamos quedando atrás y son muchos los que están haciendo su agosto en medio del drama que enluta a millares de familias.

Por supuesto que el gobierno al decretar el Estado de Calamidad Pública, se mantuvo fiel a la ortodoxia ideológica que le inspira y no tomó ni siquiera en consideración el inciso quinto de las medidas que contempla la ley de Orden Público como facultades extraordinarias del Presidente de la República en casos de una tragedia. Y es que ese inciso puede considerarse como un anatema para las mentalidades de hoy, puesto que literalmente dice: “Establecer precios máximos o mínimos para los artículos de primera necesidad y evitar su acaparamiento”. Obviamente nosotros, como país del Primer Mundo en el que prevalece la economía de mercado porque la oferta y la demanda son una maravilla que impide, según los más dogmáticos, imperfecciones en el mercado, no podemos caer en ese extremo populista y barato de evitar la especulación o el acaparamiento ni siquiera en condiciones de emergencia extrema porque primero es el dogma ideológico que cualquier otra consideración. Dirán que los Constituyentes que aprobaron esa ley en 1965 no habían conocido las nuevas doctrinas que ahora se esgrimen como paradigma, pero resulta que ya en aquellos lejanos días se sabía que así es la humanidad y que cuando hay una catástrofe, siempre hay largos que quieren aprovecharse.

También hemos copiado del Primer Mundo el concepto de la “Photo Op”, como califican los gringos a esos momentos especiales para la posteridad en los que se puede captar la imagen de un mandatario declarando el fin de una guerra que apenas empezaba (la de Irak) o chapoloteando en el agua para demostrar que no tienen miedo de mojarse los calzoncillos.

Y, como en el Primer Mundo, la tragedia desnuda las flaquezas y hace aflorar la miseria extrema, además deja en claro que esa prédica en contra del papel del Estado termina también por eliminar su capacidad de respuesta en casos de necesidad. En Guatemala ahora ya no tenemos ni un Ejército capaz de actuar como en 1976, cuando quiérase o no, fue la vanguardia de las tareas de descombramiento, asistencia a las víctimas y reconstrucción, con una fuerza aérea que desafío al mal tiempo y que realizó proezas para asistir a las víctimas.

CONRED y FEMA son sinónimos oprobiosos del Primer Mundo. Santiago Atitlán y Nueva Orleans son nombres que se asocian hoy y se asociarán en el futuro con el drama y la falta de respuesta para atender a las víctimas. Y así podemos seguir citando nombres, lugares y entidades para demostrar que, como algunos creen, de veras parecemos país de ese Primer Mundo que desnudó Katrina.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.