Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El gasto en reconstrucción
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 4 de noviembre de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

En medio de las dificultades que presenta actualmente en el Congreso la falta de consenso para integrar el quórum necesario para realizar sesiones, el tema de los gastos de reconstrucción luego del desastre provocado por la tormenta Stan es una de las grandes prioridades, pero indudablemente que la cuestión más peliaguda es la relacionada con la fiscalización que debe haber en cuanto al manejo de esas millonarias cantidades que se requieren.

Todos sabemos que la Ley de Compras y Contrataciones establece mecanismos que pretenden facilitar la transparencia y evitar los malos manejos, pero también sabemos que existen abundantes fórmulas, debidamente probadas, para burlar esas normativas y que hay expertos en el campo legal que asesoran sobre las formas en que se pueden no sólo acelerar los trámites, sino también burlar los requisitos que se establecen. Y si eso pasa en condiciones normales, cuando tienen que hacerse públicas las licitaciones para justificar la forma en que se gasta el dinero, el riesgo es mucho mayor cuando se dan condiciones de emergencia.

Por ello es que la participación ciudadana y la publicidad del gasto es indispensable para garantía de un buen manejo de los fondos. Entiendo que uno de los intereses que hay de parte del Gobierno es el de promover una activa presencia de los consejos de desarrollo, de las iglesias y de ciudadanos notables en la coordinación regional del esfuerzo, tanto para definir dónde debe invertirse como en la fiscalización del manejo de los recursos. Además de ello la tecnología de la red tiene que servir para que cualquier ciudadano pueda investigar cómo se está gastando el dinero, quiénes son los contratistas de las distintas obras y así establecer no sólo la probidad en el manejo de los recursos, sino el grado de avance de los trabajos.

Gastar en reconstrucción puede ser un incentivo para generar mayor actividad económica en el país, pero también puede abrir las puertas a manejos cuestionables que hagan florecer la corrupción... Y es que como se trata de tanto dinero, manejado por tantas personas, no existe la menor garantía de que toda la cadena va a actuar con absoluta honestidad. Por ello es que para salvaguarda del mismo prestigio de quienes están involucrados y para evitar que puedan darse goles y maniobras imprevistas, debe definirse un mecanismo de fiscalización fácil, sencillo y accesible a la mayor cantidad posible de personas y sectores.

La prensa jugará un papel en cuanto al control del gasto, pero no será suficiente, sobre todo porque sabemos que en materia de combate a la corrupción hay distintos raseros que se utilizan y muchas veces los criterios políticos influyen para determinar el vigor y profundidad de las investigaciones. Por ello es que los sectores organizados de la sociedad tienen que asumir el papel que les corresponde y decidirse a ser, de facto, los contralores y fiscalizadores del gasto, aprovechando la información disponible y exigiendo la que no aparezca de momento.

No podemos dar por sentado que todo se manejará correctamente porque la naturaleza humana tiende a la componenda, a la maniobra y el enriquecimiento fácil. Por ello es que tenemos que ser más exigentes y puntillosos a la hora de contar las costillas cuando hay un arca abierta.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.