Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Todo se les pone color de hormiga
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 5 de noviembre de 2005
ocmarroq@lahora.com.gt

La impericia política del equipo de la GANA no puede ser más manifiesta que al analizar el "triunfo" de Jorge Méndez Herbruger al reelegirse como Presidente del Congreso mediante componendas que contribuyen a ensuciar más la actividad política del país. Se ha visto en los últimos días que la situación para el Gobierno es cada día más difícil, puesto que ni siquiera en cuestiones tan obvias como la necesidad de prolongar el Estado de Calamidad por los efectos de Stan, logran reunir el número de diputados para que la medida sea implementada.

Y están en la agenda del Congreso temas cruciales como la ley que regula la reconstrucción y, sobre todo, la aprobación del Presupuesto General de la Nación que debiera estar lista para finales de este mes. Lo cierto del caso es que tras la reelección de Méndez Herbruger, no se moverá una hoja en el árbol del Congreso sin que corra suficiente dinero o se aseguren suficientes prebendas para los legisladores. Como bien decía un amigo, aquellos que votaron por Méndez Herbruger por convicción y los que rechazaron su reelección, ahora le pondrán precio a cualquier voto porque el Presidente del Congreso impuso esa tónica y baboso el que no se aproveche de la situación.

El problema es sumamente grave, porque si ya estábamos en una situación de peligrosa ingobernabilidad, el descalabro en el Organismo Legislativo y la imposibilidad de pasar leyes salvo que se dé suficiente mordida a los diputados, complica mucho la situación para un gobierno que, evidentemente, no tiene capacidad política para lidiar con un Congreso lleno de fieras que saben su oficio. Ninguno de los bloques que apoyaron a Méndez Herbruger actuará por lealtad o convicción, porque el precedente está sentado y hasta los mismos diputados de la GANA tenderán la mano a la hora de que se requiera su voto, pidiendo viajes, asesores, prebendas y hasta dinero en efectivo.

Lo peor de todo es que el Presidente de la República, sin entender obviamente la dimensión del descalabro provocado por las ambiciones de Méndez Herbruger, avaló plena y públicamente los manejos que ahora ponen la cosa color de hormiga al mismo Gobierno porque no será fácil que puedan impulsar ninguna agenda legislativa ni leyes de importancia y necesidad. O, visto de otra manera, para algunos de los empresarios que están ahora jugando a políticos, la cosa puede parecer más sencilla porque basta con tener el dinero suficiente para comprar los votos, pero se olvidan que en ese campo sí que funciona la oferta y la demanda y van a llegar situaciones en las que el precio de cada voto sea tan alto que se vuelva imposible de cubrir. Pobres tontos que no aprendieron de la experiencia de Serrano, quien inició su gobierno así, con un Congreso en el que había que enviar sobres con dinero hasta para aprobar el acta de la sesión anterior y que terminó por derrumbarse cuando sintió que ya no podía seguir comprando los votos sin que ello le significara sacrificar "sus confidenciales".

La capacidad de maniobra del Gobierno será puesta a prueba en los más próximos días y mucho me temo que las perspectivas no son para nada halagadoras. Pero la culpa no es de nadie más que de Méndez Herbruger y del mismo Berger, quienes se cegaron sin entender que estaban labrando una estaca en la que sus mismos diputados terminarían por sentarlos.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.