Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Van a tener que incrementar controles
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 17 de enero de 2007
ocmarroq@lahora.com.gt

Siempre he pensado que los controles e intervenciones del Estado no son casualidad ni resultado del capricho. Son producto de los abusos que los ciudadanos cometemos y para evitar daño a la sociedad, se impone que la autoridad mantenga actitudes de prevención y vigilancia. Eso viene al caso ahora que se habla tanto de las causas de la crisis de algunos bancos, puesto que es evidente que no existe suficiente control y que la Superintendencia de Bancos está en gallo, como se dice corrientemente, no sólo en cuanto a los préstamos vinculados que descapitalizan a las entidades financieras, sino que también en cuanto a los mecanismos tortuosos y delictivos que se usan para captar fondos.

Tanto el Banco de Comercio como el Banco del Café tenían entidades que operaban bajo la sombrilla de ambas instituciones y que, sin estar dentro de las instituciones financieras reguladas, captaban fondos y hasta se beneficiaban con préstamos que les otorgaba la casa matriz. Maliciosamente, porque no se puede pensar en algo distinto, atraían incautos usando papelería que señalaba a las financieras fantasmas como parte del Banco de Comercio o del Grupo Financiero del País, y esa gente ha perdido sus inversiones porque las mismas no estaban amparadas por nadie.

En ambos casos las entidades fantasmas y no reguladas operaban en los inmuebles de los bancos, lo que hacía que la gente pensara que estaba haciendo negocios con el mismo banco en el que podían depositar, además de su dinero, su confianza. Y todo ello sin que nadie de la Superintendencia de Bancos se diera cuenta. Entonces, qué clase de supervisión y control se ejerce si no pueden detectar los créditos vinculados hasta que ya voló el pisto y si no se puede impedir que se estafe a la gente con financieras que usan papelería que da la impresión de que son parte del banco y realmente son entidades de fachada para engañar al público.

La ley deberá establecer que cuando se trate de otorgar créditos por ciertas sumas, los bancos acrediten ante la Superintendencia de Bancos la garantía necesaria para proteger el dinero que, al fin de cuentas, no pertenece ni a los ejecutivos ni socios de las entidades, sino a los depositantes. Siendo fondos del público, es preciso que existan mecanismos de control y regulación.

Justo en este momento, cuando escribía este comentario, me enteré de la muerte ocurrida esta mañana de la señora Julieta Silva de Alvarado, esposa del fallecido doctor René Alvarado Mendizábal, colaborador por muchos años de La Hora. Doña Julieta era la persona de quien hablé la semana pasada, comentando que había sufrido un infarto al enterarse de los problemas del Banco de Comercio en el que tenía los ahorros que junto a René lograron hacer para garantizarse la vejez luego de años de esfuerzo y lucha. La angustia e incertidumbre le infartaron el corazón y pese a los esfuerzos médicos terminó sucumbiendo.

No estoy enterado si doña Julieta había colocado su dinero en el puro banco o en esos certificados de depósito que no tienen ningún respaldo. El caso es que los malos manejos en esa entidad bancaria le costaron la vida y enlutan a una familia de profesionales guatemaltecos que se suman a la gran cantidad de víctimas de la incapacidad de las autoridades monetarias para ejercer controles efectivos.

Tener que comentar hoy sobre la muerte de la viuda de René Alvarado Mendizábal es sumamente doloroso e indignante, porque su dolencia fue producto de esa conjugación de factores entre supervisores que no supervisan y banqueros que usan a los bancos como pantalla para defraudar. Y precisamente por esas situaciones es que creo que urge redoblar controles y hacer efectiva la supervisión.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.