Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Consideraciones sobre la justicia universal
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 29 de enero de 2007
ocmarroq@lahora.com.gt

Hay que empezar diciendo que uno de los valores fundamentales de la humanidad tiene que ser la justicia, en términos generales y absolutos, sin muchos apelativos que la vayan condicionando. Justicia es justicia por donde quiera que se le vea, pero ya que se habla de distintas formas de administrar la justicia y que recientemente estuvo en Guatemala una funcionaria española para explicar las razones por las cuales su país promueve el concepto de justicia universal, vale la pena hacer algunas consideraciones al respecto.

Yo creo que sería ideal que se aplicara en forma correcta el concepto porque ello permitiría, por ejemplo, que un país pequeño como Guatemala hiciera valer el sentido y la letra de la Carta de Naciones Unidas en cuanto a regular las funciones del Consejo de Seguridad y el uso de la fuerza para prevenir o terminar conflictos, juzgando a quienes se pasan al sistema de las Naciones Unidas por el arco del triunfo. Luego de haber mandado al chorizo al Consejo de Seguridad cuando lanzaron la guerra "preventiva" contra Irak para buscar armas de destrucción masiva que nunca aparecieron, debieran estar sentados en el banquillo de la justicia universal los señores Bush, Blair y Aznar, responsables de una de las más sangrientas guerras de los últimos tiempos que ha costado la vida no sólo a miles de soldados de la fuerza invasora, sino que también a decenas de miles de iraquíes.

Pero yo estoy seguro que si un juzgado de Guatemala enviara a España una solicitud para la captura del señor Aznar para ser deportado y juzgado en nuestro país, los españoles en su conjunto soltarían una estruendosa carcajada. A cuenta de qué un paisito como el nuestro va a meterse a juzgar decisiones que competen a cada uno de los tres Estados que decidieron mandar al chorizo a la ONU e invadir Irak para buscar, sin éxito, armas de destrucción masiva. Pero si realmente existiera la justicia universal como la pregonan algunos españoles, hasta estos pequeños países de lo que ellos mal llaman Iberoamérica podrían y debieran extender el largo brazo de la ley para juzgar a los responsables de crímenes de lesa humanidad que cobran cientos de miles de vidas.

Yo, personalmente, me sentiría muy contento de que, como cuando uno intercambiaba estampitas, diéramos a Ríos Montt a cambio de Aznar porque, al fin y al cabo, ambos deben ayotes por todos lados y sería bueno que pagaran por ello. Cierto es que en España una especie de justicia popular mandó al diablo al Presidente del Gobierno que contra la opinión de su pueblo se metió en una guerra tan absurda, pero eso no devolverá la vida a los miles de habitantes de Irak que han muerto luego de lo que significó esa invasión en la que fue parte importante el gobierno de España.

Pero lo que no se vale, creo yo, es que en eso de la justicia universal vuelva a manifestarse el viejo colonialismo y que sólo la metrópoli tenga el derecho de juzgar a los súbditos de las neocolonias dominadas por el imperialismo económico que se ha adueñado de las empresas de los servicios públicos en estas regiones. El principio básico de la justicia es el de la igualdad y por lo tanto idéntico derecho tendríamos a juzgar nosotros, si es que acaso aquí hubiera alguien con las agallas para iniciar un proceso de tal magnitud en contra de los criminales de guerra.

Por ello es que pienso que sobre el tema vale la pena ahondar pues no se trata de simplemente escuchar una versión. La justicia tiene como punto de partida la absoluta igualdad y eso es algo que no se presenta en esa visión tan peculiar que se nos está tratando de vender.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.