Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Tardía forma de zafar bulto
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 30 de abril de 2007
ocmarroq@lahora.com.gt

Cuando se cuestionaba la calidad de los informes de inteligencia sobre la situación en Irak y las pruebas sobre los arsenales de armas de destrucción masiva, se dijo que el jefe de la CIA, George Tenet, había afirmado que con los documentos que tenían disponibles era cosa sencilla armar el caso contra Hussein y la frase "it is a Slam Dunk", en alusión a esa forma de enceste en el baloncesto, llegó a ser célebre porque era el principal jefe de los servicios de inteligencia norteamericanos explicando la calidad de las pruebas que habían logrado corroborar.

Hay que recordar que en esos días se produjo el informe de Colin Powell ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde presentó una serie de fotografías captadas por los sofisticados aparatos de espionaje norteamericanos para sustentar las graves acusaciones que la Casa Blanca hacía contra el gobierno de Irak en cuanto al incumplimiento de las resoluciones de la ONU con relación a las armas químicas, bacteriológicas y nucleares. Y el silencio de entonces de Tenet se tenía que interpretar como parte de su convicción sobre la veracidad de los informes generales al respecto de las labores de espionaje realizadas en toda la región del Golfo Pérsico.

Por ello es que ahora, cuando Tenet ya no está al frente de la CIA y está promoviendo un libro que le puede dejar millones, hay que reparar en la falta de ética de quien avaló todos y cada uno de los detalles de la manipulación realizada por Bush, Chenney y Rumsfeld. Porque si bien es cierto que ese trío montó el caso para iniciar la costosa guerra que ha significado tanto adverso para los Estados Unidos, todo su empeño hubiera sido imposible si no cuentan con la dócil complacencia de individuos como Tenet que se prestaron hasta con entusiasmo a la patraña. Esa frase de que probar la existencia de los arsenales era como anotar un "Slam Dunk", corrobora que el director de la Agencia Central de Inteligencia no sólo se prestó al fraude, sino que además lo promovió con todo entusiasmo para quedar bien con sus jefes y que sólo cuando éstos ya no lo consideraron útil es que él marca distancias y trata de sacar provecho con un libro que, de entrada, parece inmoral porque busca el beneficio económico de un individuo que no supo anteponer valores en el ejercicio de sus delicadas funciones.

La guerra de Irak será, sin duda alguna, uno de los pasajes más oscuros de la historia política norteamericana. Y en ella, aunque sea como un asterisco para llamar al pie de página, ha de aparecer la figura de George Tenet porque todo hubiera sido imposible, por mucha que fuera la terquedad del trío de fanáticos al frente de las decisiones políticas en Estados Unidos, de no contar con apoyos tan eficientes como el que les brindó toda la comunidad de inteligencia que preparó el camino, como lo hizo en 1954 contra Guatemala, para la intervención de esa potencia mundial en los asuntos internos de un país soberano.

La CIA ha jugado papeles tenebrosos a lo largo y ancho del mundo desde su creación, pero pocos fiascos son tan evidentes como el de Irak donde no pudieron encontrar ni un pedo químico, no digamos los mortales arsenales que según toda la información presentada a la comunidad internacional, eran parte de la fuerza letal de Hussein contra el mundo libre. Y buena parte de esos regueros de sangre que tanto norteamericanos como iraquíes han vertido en la antigua Mesopotamia, tendrá que pesar sobre la conciencia de este pícaro que a buena hora quiere zafar bulto.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.