Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Le pasarán la factura a Posada Carriles?
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 5 de mayo de 2007
ocmarroq@lahora.com.gt

Uno de los casos más patéticos de doble moral en cuanto al enfoque del tema del terrorismo lo dio la administración Bush en el trato con Luis Posada Carriles, quien durante algunos años operó bajo cobertura de la CIA tratando de derrotar a Fidel Castro dentro de los planes montados y dirigidos por la Fundación Cubano Americana que desde Miami ha tendido poderosos tentáculos no sólo en Washington, donde son uno de los más eficientes grupos de cabilderos, sino que en otros países de la región.

El caso Posada Carriles embarra de alguna manera a Guatemala por los vínculos del terrorista cubano con nuestro país y la protección que recibió para realizar algunas de sus operaciones. Pero el caso más grave de todos los que se le endilgan es la voladura de un avión de Cubana de Aviación que volaba entre Venezuela y la isla del Caribe, matando a todos los ocupantes de la nave.

Tanto Cuba como Venezuela han exigido la extradición del criminal, pero la reacción norteamericana hasta ahora había sido de protegerlo mediante el barato argumento de que lo estaban juzgando por una violación de las leyes migratorias. De hecho, lo único por lo que estaba siendo procesado era por la forma ilegal que utilizó para entrar a Estados Unidos, sabiendo a la perfección que gozaría de la protección del gobierno de Bush que no estaría dispuesto a entregarlo a los dos países cuya justicia lo reclama porque La Habana y Caracas son objeto de la enemistad con Washington.

Sin embargo, ahora se sabe que el Buró Federal de Investigaciones, FBI por sus siglas en inglés, está avanzando una seria investigación para determinar las correrías de ese criminal que actuó con la cobertura de la CIA y de gobiernos de varios países latinoamericanos, incluyendo Guatemala. Era inaudito que quienes se quieren presentar como adalides en la lucha contra el terrorismo en todas sus manifestaciones, fueran protectores a ultranza de un anciano que en sus años mozos no vaciló en ordenar la masacre cometida contra los pasajeros de un avión comercial, simplemente para sembrar terror y para poner en el avispero al gobierno de Castro.

Creo que Estados Unidos está actuando para corregir esa distorsión en su política y para ello el FBI ha establecido importantes contactos con autoridades de Cuba para establecer exactamente la calidad de hijo de mala madre que es éste su protegido. Porque hay que tener unos hígados de todos los diablos para mandar a matar a alguien, pero mucho más para ordenar que se haga explotar un avión en pleno vuelo, matando a decenas de pasajeros inocentes simplemente como un auténtico gesto de terrorismo.

Tiene que llegar el día en que el mundo deje de apañar a los terroristas y criminales de guerra que cometen actos de lesa humanidad. Así como es de esperar que algún día Ríos Montt tenga que responder ante la justicia por sus decisiones como jefe de Estado y fue bueno que Pinochet terminara su existencia acosado por la justicia, es de desear también que gente como Posada Carriles dejen de ser protegidos por Washington.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.