Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El origen espurio de la relación
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 10 de junio de 2007
ocmarroq@lahora.com.gt

En 1960, en el marco de la Guerra Fría y cuando Guatemala era gobernada por Miguel Ydígoras Fuentes, quien poco tiempo después permitió que en nuestro país se entrenara al contingente destinado a desembarcar en Bahía de Cochinos para atacar a Castro en Cuba, se establecieron relaciones diplomáticas con la llamada República de China, hoy conocida como Taiwán, fundada por Chiang Kai-shek luego del triunfo de Mao Tse-tung al establecer la República Popular de China. Hay que recordar que en Guatemala se había producido seis años antes de ese establecimiento de relaciones diplomáticas la intervención militar norteamericana que derrocó a Arbenz y el país vivía profundamente afectado por los efectos del conflicto Este-Oeste.

Actualmente hay 24 países del mundo que mantienen relaciones con Taiwán, destacando entre ellos Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá. Costa Rica recién esta semana estableció relaciones con China, sumándose a la creciente tendencia mundial que apunta a entender que el creciente poderío de Pekín, marcado por el crecimiento económico, terminará imponiendo tarde o temprano el destino de Taiwán que, en el plano internacional, subsiste por el respaldo de esas 24 naciones con las que tiene relación.

Eso explica por qué el gobierno de Taiwán es tan dadivoso con los gobiernos, los políticos y los grupos de influencia en todos y cada uno de esos 24 países, puesto que perderlos puede significar la reducción de su crisis a un problema puramente territorial de carácter interno con China, sin las características de conflicto internacional que ahora tiene el tema. No es poca cosa lo que está en juego y por lo tanto no hay que sorprenderse tanto de los sobornos en que ha incurrido la cancillería al enviar desde Taipei cheques que van a parar directamente al bolsillo de muchos dirigentes de esas pequeñas naciones que sirven tan diligentemente a los intereses taiwaneses.

El caso de Costa Rica puede tener efecto dominó en la región, sobre todo porque Panamá tiene una postura más abierta y pragmática y Nicaragua, bajo el gobierno de Ortega, parece cada vez más inclinada a trabajar cosas conjuntamente con Venezuela. Guatemala se convierte así en el gran reducto que Taiwán tiene que cuidar a toda costa, porque si este país abandona a los otros veinticuatro que mantienen relaciones diplomáticas, sin duda que el golpe sería tremendo. Preocupa, sin embargo, ver que los tres candidatos que encabezan las encuestas sean tan rápidos para anunciar que están amarrados con Taiwán, sobre todo si recordamos los cheques recibidos por Portillo y que esa práctica ha sido utilizada en todos lados. En Costa Rica la ruptura se vio facilitada, cuando menos, por el escándalo de los sobornos taiwaneses a quienes ocuparon la presidencia de ese país y sirvió a Óscar Arias para demostrar que él no estaba comprometido mediante la compra de voluntades. Es más, los famosos programas de cooperación que estaban vigentes y que representaban varios millones de dólares para los ticos, quedaron inmediatamente suspendidos, con lo que cesó el soborno a los políticos y el soborno al Estado.

¿Cree algún guatemalteco que la tendencia se va a revertir y que crecerá el número de países que apoyan a Taiwán frente a una China que cada día es más fuerte comercialmente y se convierte en un mercado tan interesante y atractivo? Terminada la guerra fría y viendo que ahora los gringos son los principales socios de China, estamos siendo junto al Vaticano, literalmente hablando, más papistas que el Papa.

Fuente: www.lahora.com.gt - 090607


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.