Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La reducción de la pobreza
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 23 de agosto de 2007
ocmarroq@lahora.com.gt

Ayer las autoridades del Instituto Nacional de Estadística dieron a conocer nuevas cifras sobre los niveles de pobreza en el país y afirmaron que hubo una reducción porque de 56 por ciento de pobres, se pasó a 51 por ciento en los últimos seis años. Si aceptamos como veraz tal cifra, hay que decir que esa reducción habría sido resultado de los ingresos que de hecho mantienen a la economía del país, puesto que de no ser por las remesas familiares no existiría razón alguna para que algunas familias pudieran escapar de ese tenebroso umbral de la pobreza.

Porque honestamente hablando no se puede hablar de ninguna política de estado que se oriente a mejorar las condiciones de vida de la población. Es más, hasta en materia de salarios mínimos existe un estancamiento que ha afectado a la población en los últimos cuatro años y ello afecta a muchos de quienes componen la fuerza laboral del país, especialmente en el campo. De suerte que sería nuevamente el esfuerzo de aquellos que han emigrado en busca de mejores horizontes lo que estaría marcando alguna diferencia porque con sus envíos de dinero a las familias les permiten ingresos que superan el indicador de la pobreza.

Indicador que vale la pena analizar, puesto que se considera que están en condición de pobreza quienes subsisten con un ingreso mensual de 548 quetzales al mes, pero todos sabemos que aún con más de eso, la gente no puede siquiera atender sus necesidades básicas, por lo que el valor estadístico de la cifra resulta de entrada cuestionable.

Pero el punto más importante es que la pobreza no se puede disminuir ni rebajar simplemente con buenas intenciones ni por generación espontánea. Tiene que haber una política de Estado para impulsar programas que tiendan a reducir los índices de pobreza y entre ellos el papel del salario mínimo juega un papel importante, aunque no es el principal porque buena parte de la población no forma parte del contingente laboral de la formalidad económica.

Personalmente creo que presumir de una reducción de los índices de pobreza en la forma en que lo hicieron los funcionarios que asistieron a la presentación del Instituto Nacional de Estadística es absurdo porque si el país no tiene siquiera un crecimiento económico que compense el crecimiento demográfico, de dónde puede salir el recurso para reducir el índice de la pobreza. Se trata de puro sentido común para ver que con los magros indicadores de crecimiento no se puede matemáticamente hablar de rebaja en el contingente de pobres, sobre todo porque no existe ningún criterio de redistribución y ni siquiera en el plano fiscal hay adecuadas medidas para que se pueda aliviar la carga de los más necesitados.

Y por ello es que los indicadores estadísticos siempre son puestos en entredicho, porque así como en Educación hablan puras babosadas en cuanto a los "logros" de cada gobierno, ahora resulta que también en cuanto a los niveles de pobreza Guatemala está mejorando en una forma que no se percibe en la realidad, por mucho que lo enfatice el dato estadístico.

Creo que vale la pena que los expertos en ciencias sociales aborden el tema para que se pueda abrir un debate sobre tanta arista que hay que debatir para analizar el tema de la pobreza en Guatemala. Si el informe del INE sirve cuando menos para provocar ese debate y nos abre a algunos los ojos sobre nuestra pobre realidad, valga la redundancia, habrá valido la pena todo lo dicho hasta hoy.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.