Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La comunidad internacional y el embargo
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 1 de noviembre de 2007
ocmarroq@lahora.com.gt

En total 184 países miembros de la Organización de Naciones Unidas votaron ayer contra el embargo que desde hace más de cuarenta años mantiene Estados Unidos contra Cuba y salvo los mismos Estados Unidos, Israel, Palau y las Islas Marshall y la abstención de Micronesia, el resto del mundo consideró impropia esa acción unilateral que al final de cuentas no ha servido en tanto tiempo para imponer un gobierno al gusto de Washington, pero que ha afectado y empobrecido al pueblo de Cuba, privado de la posibilidad elemental de mantener relaciones comerciales con otros países del mundo. Y es que debe recordarse que el embargo no se limita al cerco económico impuesto con productos de Estados Unidos y cubanos hacia ese país, sino que también por virtud de leyes absurdas como la Helms Burton, sin sustento alguno en el derecho internacional, se condena a las empresas de otros países que hagan negocios con Cuba.

Oscar Clemente Marroquín
Si cuatro décadas de embargo no han producido el resultado de derrumbar al gobierno de Castro ni siquiera cuando éste enfermó y cedió sus funciones ejecutivas al sucesor constitucional, su hermano Raúl, no puede entenderse el empecinamiento que hay para mantenerlo ahora sabiendo que ello enajena más el sentimiento de la población cubana contra los Estados Unidos.

Washington tiene políticas de apertura con países como China y Corea del Norte como resultado del realismo político que les ha llevado a entender que se pueden negociar posiciones aun con regímenes comunistas. Lo que pasa es que ni China ni Corea del Norte tienen un grupo de cabildeo tan fuerte como el que constituye la poderosa comunidad cubana que desde Miami y otros lugares del país, ejerce una constante presión sobre el gobierno norteamericano para que se mantengan las medidas como el embargo.

Florida se ha convertido en un Estado clave para las decisiones políticas de Estados Unidos y si no que lo diga Al Gore con el escamoteo de votos que le hicieron. Pero además de la posibilidad de que la democracia al estilo de república bananera que existe allí sea útil para ciertos políticos, lo cierto es que en decisiones cerradas el peso específico de Florida es demasiado grande como para arriesgarlo al ganarse la animadversión de los cubanos. El caso del niño Elián González fue crítico cuando el gobierno de Clinton con la Secretaria de Justicia Janeth Reno a la cabeza, dispuso desafiar a esa poderosa comunidad latinoamericana compuesta por los exilados cubanos y ordenó que el niño fuera devuelto a su padre. El impacto que ello tuvo en la elección de Bush fue significativo y por lo tanto no hay político que ahora se atreva a hablar contra un embargo que es una soberana babosada, un error político tremendo y un castigo para el pueblo cubano que se traduce, justamente, en sentimientos de animadversión contra los Estados Unidos que no facilitarán una normalización de relaciones en el futuro cuando, según los cálculos de los expertos en Washington, se produzca alguna forma de transición.

Los norteamericanos en esta postura aberrante están más solos que Taiwán que sigue perdiendo amigos en el mundo por la creciente influencia y poderío económico de China. En realidad apenas cuenta el apoyo de Israel que, en todo caso, puede ser como aquellos de "no me defiendas compadre".

Fuente: www.lahora.com.gt - 311007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.