Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Subsidio y IETAAP, para salir del paso
Por Oscar Clemente Marroquín - Guatemala, 17 de noviembre de 2007

Los guatemaltecos tenemos la característica especial de que andamos viendo siempre cómo salimos del paso y las dos medidas que se decidieron ayer, el aumento al subsidio al transporte y la prórroga por un año del Impuesto Extraordinario y Temporal de Apoyo a los Acuerdos de Paz, vienen a ratificar nuestra tendencia y aunque en ambos casos ahora pueda decirse que se trata de medidas de emergencia y justificadas, es bueno repasar nuestras tendencias para no caer en los mismos vicios de siempre que nos impiden buscar y aplicar soluciones integrales y de largo plazo.

En el caso del transporte, el subsidio ha sido acordado para los días que le quedan a este gobierno y será el de Álvaro Colom el llamado a plantear una solución más formal. Es atendible que el presidente Berger no quiera comprometer al futuro régimen con una política de mayor envergadura, pero hay que entender que ese aumento simplemente posterga el problema, pero no lo resuelve ni por asomo.

En el caso del IETAAP lo patético salta a la vista, puesto que su creación es cabalmente la muestra de esa tendencia a aplicar parches en lugar de soluciones. Como Berger había prometido en campaña que iba a suprimir el impuesto al IEMA y se dio cuenta que sin el ingreso no podía gobernar, logró que el Congreso le aprobara un impuesto que duraría única y exclusivamente su período de gobierno. Mayor y más contundente muestra de cortoplacismo no puede encontrarse y ahora el gobierno de Colom tendrá que prorrogarlo, de acuerdo con los partidos políticos en el Congreso, simplemente para no colapsar. Y nadie puede objetar seriamente la decisión porque se trata de ingresos fundamentales para el país.

Pero lo que no podemos pensar siquiera es que esas tendencias se mantengan, porque es tiempo de entrarle al toro por los cuernos y buscar soluciones de largo plazo, definitivas y consistentes. El mismo presidente Berger, quien fue abanderado de la supresión de impuestos y de mantener la carga tributaria, ha reconocido que países como Brasil han podido aumentar esa carga hasta al 36 por ciento sin perder la inversión nacional y extranjera. Y es que en casi todo el mundo desarrollado esos vienen a ser los niveles de tributación y, por supuesto, la inversión no sólo subsiste sino crece porque hay más infraestructura, recursos para servicios y garantías de seguridad y justicia, elementos que son esenciales para atraer inversionistas y que no pueden darse en Estados fallidos que carecen de recursos hasta para disponer de una buena fuerza pública y de una eficiente administración de la justicia para aplicar la ley por parejo a todos.

El transporte, como la cuestión fiscal, requiere de acciones de largo plazo y ojalá que el próximo gobierno entienda que es necesario dar los pasos necesarios para atacar los problemas con visión de Estado, a fondo y con medidas que van más allá de la efímera duración del período presidencial. Sólo así seremos capaces de construir una sociedad distinta que sea capaz de trazarse altas metas, que aspire a grandes realizaciones que no se pueden tener de la noche a la mañana.

Fuente: www.lahora.com.gt - 161107


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.