Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Luis Enrique Mejía Godoy: cantor de nuestra identidad
Por Olmedo España - Guatemala, 23 de octubre de 2004

"Cuando se asume una lengua, se asume un mundo"
F. Fanon

Nuestra vida transcurre entre la cotidianidad de múltiples facetas y de sorpresas agradables, alegres y evocativas de tiempos felices. Uno de esos momentos en el que se agolpan en la conciencia del recuerdo hermosas remembranzas, fue estar hace unos días en Managua, Nicaragua, en una casa de cultura, escuchando el canto de Luis Enrique Mejía Godoy, junto a un grupo de músicos centroamericanos.

Luis Enrique lucía un poco canoso, pero -como siempre- alegre y expresivo. Esa noche volví a entonar -entre murmullos, junto con los asistentes- El Cristo de Palacagüina, Venancia, Volveré a mi Pueblo, Eran 30 con él, Hilachas de Sol, Allá va el General, Flor de Pino, Pobrecito mi Cipote, Yo soy de un Pueblo Sencillo, Compañero Cesar, Jacinto, y muchas canciones nuevas que expresan ese sentimiento estético de buscar en las raíces de la historia, el sentido de la identidad nacional.

Luis Enrique es uno de los cantautores latinoamericanos que tuvo la suerte de nacer en Nicaragua, una nación de profundas tradiciones culturales, ubicada en el centro de la región centroamericana, por eso, tan cerca de cada uno de los que habitamos aquí.

Su canto es esa lengua común que sirve de instrumento en la construcción de nuestra identidad. Entendiendo ésta como el fruto del encuentro de culturas diferentes que logran, en la diversidad, articular un sentido compartido, frente a una cultura mediatizada por el mercado.

Es un canto que descubre rasgos comunes, articula sentimientos, ideas y aspira a encontrar una identidad regional compartida, acompañada por una fuerza creadora. Es una vuelta a nuestros orígenes sin quedarnos petrificados en el pasado, sino como eje central para asentar nuestro futuro.

Luis Enrique Mejía Godoy vuelve de nuevo a Guatemala a cantar y compartir su ilusión por una Latinoamérica que soñaron Bolívar, Andrés Bello, Morazán, Martí y Sandino, entre muchos héroes más. Para los guatemaltecos que vivimos las gestas de la década del 70, junto al canto de este autor, también está el recuerdo de las fiestas culturales del Festival de la Juventud, en el año de 1978. En aquel momento, frente a cientos de estudiantes, Luis Enrique entonó sus alegrías hechos versos musicalizados en la mítica plaza Rogelia Cruz de la Universidad de San Carlos, a invitación de la AEU. Allí estaban junto a él, en la tarima principal, nuestros mártires: Oliverio Castañeda de León, Antonio Ciani, Luis Colindres, a quienes se les miraba en sus ojos el brillo de la esperanza por un mejor país.

Hoy, esa voz sigue entonando los cantos para que no nos olvidemos de nuestras raíces, nuestros sueños y de nuestras luchas sociales. Es un canto que tiende puentes para integrarnos a través del diálogo en una sociedad libre, en el que la cultura sea el hilo que una las conciencias colectivas de nuestra región. Es un canto por la cultura de nuestros pueblos que hunde sus raíces en las cosmovisiones indígenas, africanas, ibéricas y mestizas.

De nuevo la visita de Mejía Godoy es un aliento a esa pesadumbre del aislamiento cultural. A esa especie de celo de carácter chovinista que se monta sobre una falsa identidad nacional, negando al otro al sobredimensionar los particularismos.

El canto de Luis Enrique enarbola el sentimiento de anidar en el corazón y la mente de las personas, el sentido de justicia social. Busca engendrar la solidaridad y el valor de la entereza en la conciencia ciudadana.

Siendo que la cultura es la manifestación de nuestra identidad, la música del cantor nicaragüense es uno de los puentes que intenta unir conciencias para crecer en libertad.

Tomado de www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.