Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ante la muerte de Gaspar Ilom
Por Olmedo España - Guatemala,20 de junio de 2005
olmedovillarreal@hotmail.com

Rodrigo Asturias fue líder de la izquierda y constructor de los Acuerdos de Paz.

Me proponía escribir un artículo acerca de las diferencias y similitudes de Bolivia y Guatemala, pero advino la triste noticia de la muerte de Rodrigo Asturias, con quien tuve el privilegio de conversar y leer sus trabajos en torno al racismo. Dedico este espacio a su memoria y mis respetables condolencias a sus hijos.

Fue un hombre que tuvo el peso enorme de un padre que brilló por su talento estético. Miguel Ángel Asturias fue quien sensibilizó a su hijo, mostrando con afecto e imaginación creadora, señales cual utopías que estimularon la conciencia para luchar por la construcción de una sociedad en la que fuera posible la justicia y la libertad.

Gaspar Ilom, nombre que tomó de uno de los personajes de la novela Hombres de Maíz, fue un hombre que vivió con intensidad las glorias, frustraciones y debacles de la izquierda en Guatemala y el mundo entero. Ahí el ejemplo de los procesos de descolonización en Asia y África, el triunfo de la revolución cubana, el surgimiento de la guerrilla latinoamericana, las movilizaciones estudiantiles francesas y norteamericanas contra la guerra en Vietnam, el ascenso de las ideas contestarias en los 60 y 70 marcadas por intelectuales de izquierda, que preveía por sus características una emancipación inminente a nivel mundial.

Pero también vivió la experiencia nefasta de Pol Pot en Camboya, las contradicciones de la revolución cultural china, el fracaso del eurocomunismo, la política de Glasnost y Perestroika de Gorbachov en la URSS, la caída del Muro de Berlín, así como la presencia de una nueva hegemonía ideológica cuya expresión es el neoliberalismo y el pensamiento posmoderno.

En Guatemala fue líder indiscutible de la izquierda y constructor de los Acuerdos de Paz. Pero su lucha no quedó estampada en éstos, sino continuó porque el Estado no ha sido capaz de resolver los problemas centrales del país. De ahí que la herencia que nos deja Gaspar Ilom consiste en el trabajo que se debe hacer para superar las desigualdades que amenazan la cohesión social del país.

De ahí que el pensamiento político tiene el reto de renovarse frente a realidades cambiantes donde se apueste por la democracia política, económica, educativa y multicultural.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.