Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Torbellino de la política nacional
Por Olmedo España - Guatemala, 4 de julio de 2005
olmedovillarreal@hotmail.com

La desigualdad agrieta la dignidad y la esperanza democrática se resquebraja.

Guatemala cruzó tardíamente en la década de 1944 al 54 la frontera hacia la modernidad, fortaleciendo una burguesía capaz de organizar en torno a sus empresas la actividad económica. Creció el proletariado industrial a partir del trabajo asalariado como forma de vida y se generó con mayor amplitud la industrialización y urbanización de la vida social.

La oligarquía retardataria en conturbernio con los ideólogos de la Guerra Fría, enfriaron este proceso porque también se incluyeron acciones orientadas a desarrollar una democracia política, económica y social. La educación y la cultura jugaron un papel articulador de un nuevo proyecto de nación. Este ideario chocó contra los intereses de ese sector minoritario.

Desde esa fecha hemos transitado por un torbellino político que expresa contradicciones sociales cada vez más agudas y profundas. Por un lado, se asienta el sector dominante con apoyo norteamericano y el Ejército como brazo represivo. Los sectores mayoritarios marginados de tomas de decisiones, optaron por diferentes formas de proceder: la pasividad, la guerra insurreccional y hoy, por la sociedad civil organizada. Como factor desestabilizador se agrega la criminalidad y la dinámica incontrolable de las maras juveniles.

Este doloroso caminar que se evidencia por limitados avances en calidad de vida junto a una pésima educación, muestra el descarrilamiento social y el cínico papel de políticos sin vocación de servicio. La desigualdad agrieta la dignidad y la esperanza democrática se resquebraja como una ilusión. Sin embargo, en el pasado han existido partidos que se organizaron en torno a un programa político que delineaba un proyecto de desarrollo nacional, como el FUR, PSD, DCG y PGT.

Hoy, algunos partidos hacen esfuerzos alrededor de corrientes socialdemócratas, social cristianas y humanitaristas, preocupados por la equidad, las políticas participativas y el desarrollo comunitario en el marco de la productividad económica. Pero también están los que muestran un exacerbado individualismo basado en el fundamentalismo de mercado descuidando con su avaricia la generación de empleo y tensando la vida social.

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.