Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Tragedia tras tragedia
Por Olmedo España - Guatemala, 9 de septiembre de 2005
olmedovillarreal@hotmail.com

El último Informe de Desarrollo Humano del PNUD, nos vuelve a recordar que no debemos guardar silencio frente a tantas inequidades. Efectivamente nos ubicamos en el puesto 117, o sea, con medalla de plata a nivel continental y de oro en el área centroamericana en torno al deterioro de la vida humana. A su vez poseemos el más alto grado en desnutrición crónica infantil. Paralelamente también se ha dado a conocer el Indice de Desarrollo
Democrático de Latinoamérica tomado de organismos como el BM y el BID en el que Guatemala está situada en el último lugar.

En cuanto al IDH se han considerado indicadores sociales como el ingreso, educación y salud, que produce en nuestro caso según lo afirma Slowing "la desigualdad que es nociva para el crecimiento económico y rompe la cohesión social entre la población".

No debemos olvidar entonces que cada día nos enfrentamos con la pobreza y la pomposidad de la riqueza que está ante nuestros ojos con toda esa claridad dramáticamente contradictoria.

Por otro lado, el Indice de Desarrollo Democrático, analiza los alcances del respeto a los derechos políticos y libertades civiles, la calidad institucional, la eficiencia política y el ejercicio del poder efectivo para gobernar. Bajo estos parámetros se mide la dinámica socio-política en el cual Guatemala ocupa el último peldaño. Esto significa que hasta hoy nos han acostumbrado a convivir con espamos democráticos y nos han enseñado a tolerar como realidades los meros simulacros de una institucionalidad democrática. Hace falta que recuperemos la democracia a partir de la reconquista de nuestra vida cotidiana.

Así, resulta paradójico que en nuestro país estos informes tan necesarios para reorientar la gestión político-administrativa del Estado y el encaminamiento de la proyección social de los empresarios, se escamotea al utilizarlos de forma modesta y solapada. Pienso que por la crudeza y objetividad de lo que dicen los investigadores, deberían de ser documentos de estudio de los partidos políticos, del sector económico, gobernantes y religiosos, a fin de trascender el analfabetismo acerca de nuestra realidad y afrontar con seriedad y sensibilidad una actitud lúcida para focalizar los requerimientos fundamentales que permitan viabilizar una vida al servicio de la vida en nuestra sociedad.

Fuente: www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.