Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Nuevo revés a la democracia política
Por Olmedo España - Guatemala, 27 de octubre de 2005
olmedovillarreal@hotmail.com

No hay duda que los aventureros de la política con cinismo condujeron la llamada "alianza" partidaria, a un proceso vergonzante de negociación para elegir a las "autoridades del legislativo" profundizando la baja estima y credibilidad de las instituciones estatales.

El ciudadano de a pie percibe que los organismos del Estado -ejecutivo, legislativo y judicial- están sumidos en sus propios intereses, atravesados por la corrupción y alejados del desempeño de sus funciones nacionales. O sea, cocinados en su propia salsa que los desfasa de los intereses del bien común. El abuso de estas instituciones ha llegado a tal extremo, que para elegir una junta directiva de carácter transitorio, tienen que acudir a prebendas, regateos y dinero en efectivo para comprar los votos de los politiqueros.

Se olvidaron por ejemplo que fue el partido gobernante quien centró enteramente su discurso político en el tema de la corrupción. Una demagogia que se desnuda paso a paso minando la democracia simplemente porque han demostrado con pelos y señales, la inexistencia de ideas en torno a la solución de los problemas cardinales de la sociedad guatemalteca. Con el agravante que los actos corruptos han continuado, dando la impresión que la corrupción no sólo se ha generalizado, sino que se apoderó del país. Lo que observamos es negligencia, ineficacia, cinismo, impunidad, desmoralización y apatía.

Estamos urgidos de generar confianza porque es esencial para las relaciones sociales y económicas. Los órganos del Estado son los llamados a fomentar con sus actos, el rescate de los valores cívicos, lo cual no ha sucedido en nuestro país. Lo que prevalece en cambio, es la desconfianza y la pérdida de credibilidad, especialmente por lo forma cómo se hace política.

Verbigracia, la elección de la junta directiva del legislativo.

¿Cuáles son entonces las instituciones en donde se sienten representados los ciudadanos hoy día? Sin ánimo de polemizar, pienso que los medios de comunicación, la Iglesia y las universidades, representan ese pequeño espacio vulnerable por cierto, en el que aún podemos tener alguna certeza.

Por el otro lado, tanto los órganos del Estado, como los politiqueros, han perdido su legitimidad. Corresponde a los políticos de verdad, reencaminar la política antes que los aventureros la terminen de hundir.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.