Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Premio Nobel de la Paz: ¿el Club de Tobi?
Por Olga Villalta - Guatemala, 12 de octubre de 2005

Hace tres años un grupo de mujeres suizas abrigó el sueño de reconocer los esfuerzos que millones de mujeres realizan alrededor del mundo porque la paz sea una realidad en sus vidas. Consideraban que el número mil podía ser representativo de las millones que día a día reconstruyen el tejido social que las guerras iniciadas por la visión masculina de ejercicio del poder como dominio, se generan en el mundo.

La idea fue prendiendo y poco a poco juntaron fondos, voluntades y ánimo. El sueño de que mil mujeres fueran galardonadas con el Premio Nobel de la Paz 2005 parecía posible de lograr.

Se trataba de reconocer a mujeres diversas: las que en el refugio cuidan a las/os niños/as, reconfortan a las/os ancianas/os, buscan alimentos e inventan mil maneras de sobrevivir; las que en los conflictos armados elaboran la comida para uno u otro bando, respondiendo a su corazón o por la imposición del invasor; las que siendo analfabetas trabajan por un mundo en armonía en recónditas comunidades; las que en los espacios académicos dedican su intelecto para fundamentar la condición y situación de las mujeres; las activistas que incansablemente luchan por modificar leyes y exigir a los gobiernos se atiendan las demandas de las mujeres. Son todas estas mujeres las que inspiran la esperanza de que un mundo mejor sea posible, no desde el discurso sino desde su práctica cotidiana.

Decenas de mujeres se movilizaron en cada país para buscar fondos, escoger juradas, hacer la convocatoria, convencer a la sociedad civil de reconocer a mujeres destacadas para integrar la propuesta de “Mil Mujeres para el Premio Nobel de la Paz 2005”. En 153 países se logró culminar el proceso y eligieron a sus representantes.

Pero al parecer el Comité del Premio Nobel de la Paz funciona como el Club de Tobi –me imagino integrado en su mayoría por hombres– ya que los “favoritos” mencionados por quienes se mueven en los pasillos haciendo lobby previo a la votación, eran nombres de hombres.

Esto evidencia –una vez más– que el diseño de política vigente no es para las mujeres, y quizá tendríamos que corear de nuevo la consigna de las chilenas “no queremos un pedazo de pastel, queremos cambiar la receta”. La vela lila que encendimos la noche del 7 de octubre, evidentemente no fue suficiente para iluminar a los señores del Comité del Premio Nobel.

Nos queda un saldo altamente positivo, las biografías de estas mil mujeres se darán a conocer por todo el mundo y quienes nos enamoramos de la propuesta hemos establecido redes de comunicación, estrechado lazos de amistad y alianzas que nos permitirán en el futuro, ir transformando el diseño del espacio público para que éste sea de veras abarcador e incluya a las mujeres.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.