Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Expectativa por los excesos de predios continúa con la aprobación de la Ley del Registro de Información Catastral
Por Otto Zeissig - Guatemala, 17 de junio de 2005

En el Acuerdo de Paz sobre Aspectos Socioeconómicos y Situación Agraria el Gobierno se comprometió a legislar para el “establecimiento de un sistema de registro y catastro descentralizado, multiusuario, eficiente, financieramente sostenible y de actualización fácil y obligatoria”. Este miércoles 15 de junio fue aprobada por un significativo consenso en el Congreso de la República la Ley del Registro de Información Catastral, uno de los compromisos de los acuerdos de paz más postergados, a pesar de que en las dos legislaturas anteriores, la dominada por el PAN de 1996 a 1999, y la del FRG del 2000 y 2003, existían iniciativas que fueron engavetadas. Lo más importante, de la aprobación de esta ley, es que la información relativa a la situación y disposición del recurso tierra se encamina a ser conocida con certidumbre, condición básica para la definición de políticas agrarias.

Cada vez que los proyectos de ley fueron desempolvados y llevados al debate público, por lo general, por parte de las organizaciones campesinas, el tema de los excesos fue siempre polémico, y así fue hasta el final, habiendo sido definido en la nueva ley que los predios de hasta mil metros cuadrados podrán incorporar un 20% de excedente de tierra, mientras que los mayores de esa dimensión hasta dos caballerías podrán incorporar hasta un 10%, mientras que las fincas de extensión mayor los podrán anexar si son cultos.

El tema de los excesos adquirió cierta importancia porque en el mismo acuerdo de paz, se estableció en el capítulo referente al Acceso a la Tierra y Recursos Productivos, la creación de un fideicomiso de tierras, que hoy es el Fondo de Tierras, que entre otros recursos, se conforme con: “vii) Tierras que se adquieran con recursos provenientes de la venta de excesos de tierras que pudieran resultar en las propiedades privadas al comparar la medida real con la superficie registrada en el registro de la propiedad inmueble y que corresponden al Estado”.

Nadie sabe a ciencia cierta, la dimensión total de tierras que de acuerdo a esta normativa podría resultar a favor de la nación y posteriormente incrementar los recursos disponibles del fondo de tierras. Lo cierto es que a partir de la vigencia de la ley y la medición de predios se podrá saber si el aprovechamiento de los excesos tendrá un verdadero potencial de recursos o por el contrario se trata de un mito, que a pesar de que indudablemente se encontrarán casos de su existencia, no estén disponibles en la magnitud de ser un factor que contribuya significativamente en la política de acceso a la tierra.

Tampoco se sabe a ciencia cierta, lo aportado a dicho Fondo por otros recursos contemplados en el Acuerdo como los baldíos y fincas registradas a nombre de la nación. Tampoco se tiene noticia de que el ejecutivo haya iniciado las acciones para cumplir con la revisión y recuperación de tierras entregadas en forma irregular en los procesos de colonización, especialmente de Petén y la Franja Transversal del Norte, otra de las fuentes comprometidas para el Fondo de Tierras.

Con ocasión de la aprobación de la Ley del Registro de Información Catastral, y el conocimiento concreto a que su aplicación de lugar, es oportuno hacer una revisión de los mecanismos implementados o pendientes de cumplimiento en la política de acceso a la tierra y otros recursos productivos para la población campesina. Incluso aprovechar la oportunidad para medir el impacto y efectividad de los proyectos implementados por el Fondo de Tierras.

La articulación de todos los instrumentos legales, mecanismos financieros y aplicación de políticas deben conducir al aprovechamiento de la tierra en sus funciones económicas, sociales y ambientales, a la definición de políticas apegadas a la realidad, desvestidas de sesgos ideológicos o dependientes de variables inciertas, como lo son la expectativa de contar con los excesos de predios, que se especula pueden ser considerables, pero que pronto se confirmará.

Fuente: www.i-dem.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.