Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Empresarios, política y Estado
Por Otto Zeissig Vásquez - Guatemala, 6 de julio de 2005

Con prudente distancia del proceso electoral que entregó la presidencia a la administración actual y de las próximas elecciones del 2007, durante el mes de febrero en Guatemala se realizó el ciclo de conferencias: “Empresariado, Política y Estado”, bajo auspicios del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria. Connotados conferencistas abordaron el tema sobre el desempeño del sector empresarial en una actividad que si bien no le ha sido históricamente ajena, actualmente absorbe parte importante de su actividad como grupo de presión, su participación en la política electoral y sobre todo en la administración del Estado.

En Guatemala, la historia de la relación entre el Estado y este sector de la sociedad, minoritario lógicamente, pero políticamente influyente por sus recursos de poder, da cuenta de una relación de tensión y conflicto. Muy recientemente, apenas hace un par de décadas, la referencia hacia el Estado como un obstáculo para el desarrollo, y más recientemente, el debate se ha centrado en el monto y origen de los recursos que éste debe percibir como ingresos tributarios, y como consecuencia de ello, en qué actividades los debe invertir.

A la luz de experiencias recientes, tan importantes como la Alianza Republicana Nacionalista, ARENA en el Salvador y, el Partido de Avanzada Nacional, PAN en Guatemala, (con sus notables diferencias y contextos) expuestas por actores de primera línea como Armando Calderón Sol y Luis Flores Asturias, involucrados en proyectos identificados en su momento por su preponderante conformación empresarial, se hizo un repaso de los acontecimientos históricos que determinaron el transito de meras agendas de grupos de presión (empresarios) a estructuras políticas más sofisticadas, que se propusieron su participación directa en la administración gubernamental (partidos); su influencia en las políticas públicas y la visión con que ambos proyectos encararon la suscripción de los Acuerdos de Paz en sus respectivos países.

Desde otra perspectiva de pensamiento, el desempeño empresarial en la política fue analizado por Rubén Zamora, destacado académico y político salvadoreño, quien se enfocó en la gran influencia del dinero en la política, las asimetrías de los recursos económicos entre corrientes políticas y los posibles efectos de lo que él afirma se trata de un desplazamiento del elector por el dinero. Zamora señaló que la modernización de los partidos políticos en la región ocurre en el mismo sentido que en Europa y Estados Unidos: al final marcada por el debilitamiento de los parámetros ideológicos en partidos que solo le interesan los votos y las tendencias de opinión, antes que sus convicciones.

Por su parte Adrián Zapata destacado académico guatemalteco, caracterizó la postura empresarial durante los últimos tres gobiernos guatemaltecos: su resistencia a las reformas constitucionales y fiscales, en el gobierno pro empresarial del PAN; la segunda que denominó la “época de oro empresarial de cara a la democracia”, durante el gobierno del FRG en la que vertebró espacios de convergencia con diversos sectores de la sociedad y promovió una visión de país; y la que parece ser tendencia en el período actual, en la que distingue la diferencia entre el decidido apoyo empresarial recibido por el presidente Berger para llegar a la presidencia, del modesto apoyo en el ejercicio de su función. Zapata apuntó la necesidad de superar las visiones corporativistas que pueden estar vinculadas a la gestión empresarial de gobierno, evitando que los sectores empresariales más poderosos incidan, desproporcionadamente, sobre las políticas públicas y decisiones sustanciales de Estado como tierra, fiscalidad, relaciones laborales y protección de las actividades productivas.

Para Gustavo Porras, el tema fundamental a resolver en Guatemala entre el sector empresarial y sus contrapartes, radica en las funciones del Estado y la forma de financiarlas. Así, considera que si sobre esto se produjeran acuerdos y se concretan en acciones, se crearían las bases de fondo para la estabilidad del país, que a su vez es condición fundamental para el desarrollo económico y social.

Cabe destacar, en la exposición del vicepresidente Eduardo Stein, el enorme peso adjudicado a las redes del crimen organizado, definidas por el alto funcionario gubernamental como el mayor enemigo que se enfrenta para la modernización del Estado, la consolidación de las instituciones democráticas.

Resultado de dicho ciclo de conferencias, hoy se hace entrega de un texto que recopila las ponencias del actual Vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein, los ex Presidentes Vinicio Cerezo y Armando Calderón Sol, de Guatemala y El Salvador, respectivamente. Asimismo de Gert Rosenthal, Richard Aitkenhead, Rubén Zamora, Luis Flores, Adrián Zapata, Gustavo Porras, y Hans van den Akker. No cabe duda del valioso aporte a la comprensión de tendencias y esfuerzos de la consolidación democrática que espacios como estos ponen a disposición del país.

Fuente: www.i-dem.org - 060705


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.