Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ordenan captura de Donaldo Álvarez Ruiz
Por Pedro Pop, Conié Reynoso - Guatemala, 11 de diciembre de 2004


Justicia española solicita a México detener al ministro de Gobernación de Lucas García, por cargos de tortura y asesinato

La querella por genocidio que presentó en España Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz 1992, empieza a dar sus frutos. Ayer, la justicia española pidió a México la captura internacional de Donaldo Álvarez Ruiz, ex ministro de Gobernación, por delitos de tortura y asesinato.

La Audiencia Nacional de España pidió a México la captura, porque Álvarez reside en ese país desde 1983.

Álvarez fue ministro del Interior en el gobierno del general Romeo Lucas García (1978 a 1982).

Se le sindica, junto a otros militares, de la muerte de tres españoles en la masacre de la Embajada de España, ocurrida el 31 de enero de 1980, así como del asesinato de cuatro sacerdotes españoles durante la guerra interna.

“La petición de captura ya llegó a la Procuraduría General de la Nación de México, y ésta debe tramitarla ante un juez. Esperamos que sea en estos días”, manifestó Gustavo Meoño, director de la Fundación Rigoberta Menchú.

Radica en México

Según Meoño, el ex ministro radica en México, y desde hace cinco años se trató de ubicarlo, pues ha vivido en ese país y Estados Unidos, desde 1983.

La orden girada por el juez de la Audiencia, Fernando Grande-Marlaska, sindica al ex funcionario de un delito de tortura, siete de asesinato y otro de asesinato en grado de tentativa.

El juez justifica haber dictado orden de aprehensión contra Álvarez Ruiz y no contra el resto de los imputados, porque mientras los demás siguen en Guatemala, éste abandonó su país y pasó a residir a otros.

Para efectos de extradición, también pidieron la cárcel preventiva sin goce de fianza.

Investigación tras querella

Actualmente, la Audiencia investiga la masacre en la Embajada de España, así como la muerte de los cuatro sacerdotes, luego de la querella presentada en esa instancia por Menchú, en 1999.

Los sacerdotes José María Gran, Faustino Villanueva y Juan Alonzo Fernández fueron asesinados por el Ejército entre 1980 y 1981. El padre Carlos Pérez Alonzo fue secuestrado por militares el 2 de agosto de 1981.

“Se entretejió un plan”

La resolución señala que durante la presidencia de Lucas García (1978-1982), período en el que Álvarez fue ministro de Gobernación, “se entretejió un plan tendiente a minimizar la etnia maya, provocando desplazamientos forzados, haciendo de la violencia generada en la propia organización estatal instrumento apto a tales fines”.

También destaca que los imputados instigaron intelectualmente y ordenaron el asesinato de los sacerdotes españoles.

La demanda presentada por Menchú en España también incluye a los militares Efraín Ríos Montt, Óscar Humberto Mejía Víctores, Ángel Aníbal Guevara, German Chupina Barahona, Romeo y Benedicto Lucas García, así como Pedro García Arredondo, éste último ex jefe del Comando 6 de la Policía Nacional.

Son sindicados de genocidio, terrorismo de Estado y torturas durante el conflicto armado (1960-1996).

Proceso en Guatemala

La justicia española también ha pedido que un juez guatemalteco escuche a los sindicados y a testigos de masacres. Saúl Álvarez, juez undécimo de instancia Penal, será el encargado de las diligencias.

“Esto es un símbolo de esperanza, de que la justicia universal tenga repercusión en Guatemala (...) espero que Álvarez Ruiz sea capturado y puesto ante la justicia”, expresó Menchú.

“Mi esperanza es que los sindicados sean juzgados ante un tribunal internacional, pues en Guatemala la justicia es lenta y no creo que se haga una detención a los responsables de genocidio”, añadió. -Con información de ACAN-EFE

Fue el rostro de la muerte

Donaldo Álvarez Ruiz fue hombre clave de la época oscura que vivió el país. Se le consideró instrumento de terror y la muerte.

Su arribo

Abogado de profesión, asumió el cargo de ministro de Gobernación el 1 de julio de 1978, designado por el presidente Romeo Lucas García.

Represivo

No hay un número exacto de víctimas durante su gestión, pero, según la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, sólo en el último semestre de 1978 fueron encontrados 500 cadáveres, 200 de éstos torturados, la mayoría desfigurados.

Muerte

Entre los hechos de impacto que se le achacan está la quema de la Embajada de España, el 31 de enero de 1980, con cauda de 39 muertos, entre ellos, diplomáticos, ex funcionarios y el padre de Rigoberta Menchú, Vicente Menchú.

Saña

Donaldo, como se le conocía, acabó con opositores al régimen, entre ellos, 35 líderes de los partidos FUR y PSD, religiosos y más de 100 estudiantes y docentes de la Usac.

Los más destacados: Manuel Colom Argueta, Alberto Fuentes Mohr y Oliverio Castañeda de León, líder de la AEU.

Secuestro

Centenares de personas fueron secuestrados, entre ellas, 44 sindicalistas, 27 de los cuales nunca aparecieron.

Periodistas

Más de una decena de comunicadores fueron perseguidos, otros plagiados, desaparecidos y asesinados, entre ellos Irma Flaquer, Mario Solórzano, Abner Recinos y Alaide Foppa.

Se fue del país

El gobierno de Lucas fue depuesto el 23 de marzo de 1982. Días antes, Donaldo viajó a Miami. Al ser allanada su casa, se halló áreas de tortura.

Tomado de Prensa Libre www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.