Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Obstáculos para la lucha del pueblo, mas de lo mismo
Por Pablo Sigüenza Ramírez - Guatemala, 14 de diciembre de 2005

Carta de intención:

La unidad de las luchas de la clase popular es impostergable. Aceptar la escandalosa derrota electoral en las elecciones recién ocurridas nos traza una línea para comprender que hemos errado en la estrategia aplicada desde que se firmó el acuerdo de paz firme y duradera. Estamos por cumplir 11 años de esa firma un 29 de diciembre.

Es necesario reconocer que, en este tiempo, los pueblos, las comunidades indígenas y mestizas, los barrios, la gente de los mercados, los maestros, los campesinos con las ocupaciones de fincas y los estudiantes de secundaria, han sido los sectores de la población que han mantenido esa permanente resistencia a la aplicación de políticas neoliberales que sólo buscan favorecer a las grandes empresas nacionales y transnacionales. Las posiciones de los partidos políticos denominados de izquierda no han estado al nivel de las protestas populares. Los partidos políticos y sus dirigencias no hemos sabido constituirnos en acompañantes de estas luchas y movilizaciones.

Por eso creemos que hay que corregir el rumbo. En este sentido estamos totalmente dispuestos a redefinir la estrategia. Sería un nuevo error si esta nueva estrategia de lucha desde el partido la planteamos un grupo reducido de personas. Es necesario y de urgencia que todos los sectores y personas individuales, hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas que pensamos que el mundo y Guatemala pueden ser diferentes, nos veamos cara a cara y discutamos nuestras ideas para ponerlas en común y plantear acciones en común que logren una vida digna para todos y todas.

Sabemos que un error fatal ha sido la intención de algunos de nosotros y nosotras de querer hegemonizar los procesos. Hoy ponemos a disposición de la colectividad de las luchas populares nuestra modesta experiencia reconociendo que llevamos años recorridos en las luchas pero que las experiencias de todos y todas son valiosísimas, la nuestra sería una más, nada más.

Un cuello de botella en los procesos electorales para el partido ha sido el momento de nombrar candidato a cargos públicos. Reconociendo los errores cometidos en los procesos anteriores en los que la imposición de candidatos y negociaciones poco transparentes han debilitado la unidad y la confianza de las bases hacia la dirigencia, hacemos hoy un compromiso ético revolucionario. Declaramos como primer paso para buscar una unidad programática con todas las luchas populares, que los abajo firmantes renunciamos desde hoy a cualquier candidatura a cargos públicos en los siguientes procesos electorales. Somos militantes de un proyecto de izquierda en construcción. No trabajamos la organización partidaria o popular para seguir siendo los candidatos. Si algún sector propusiera en el futuro nuestra candidatura a cualquier cargo de elección popular nacional, aceptaríamos con gusto con la condición de que la propuesta fuera secundada unánimemente por los sectores que conformarían el frente popular de lucha social y política.

Esta pues hecho nuestro compromiso. No tenemos clara la ruta de cómo construir la unidad, pero estamos dispuestos a trabajar mano a mano con otros sectores. Quede pues nuestra declaración de ahora como un paso inicial en esa ruta.

Atentamente:
A.L.S.; M.A.S.;H. N.;N. M.; W. F.; L. L.; P. M.; E. O.; A.E.M.; R.M.T.; P. C.; R.M.;O.B; R.C.;C.A.M.;L.A.

Guatemala, diciembre de 2007

No sería estupendo que algo redactado más o menos en estos términos saliera del comité ejecutivo nacional de URNG, o de lo que fue ANN, del MPSI, del FNL, de la CNSP. No sería maravilloso que luego de un proceso de crítica y autocrítica se corrigiera el rumbo del proceso revolucionario. Claro que sería estupendo. Claro que sería maravilloso. Sin embargo es poco probable que exista la madurez política necesaria en estos espacios.

Una cosa es cierta, no sólo en esas organizaciones está consagrada la “tarea sagrada” de la lucha organizada. Los pueblos, las comunidades indígenas y mestizas, los barrios, la gente de los mercados, los maestros, los campesinos con las ocupaciones de fincas y los estudiantes de secundaria siguen siendo mis principales referentes de lucha, siguen siendo la verdadera izquierda guatemalteca. Para ser honesto, lo que se puede esperar de los dirigentes consagrados de espacios como URNG y los otros mencionados, es más de lo mismo, es decir, obstáculos para la verdadera lucha del pueblo, frenos para la construcción de una izquierda fuerte con capacidad de tomar el Estado y ejercer el poder popular.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.