Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Barras y Estrellas
Por Quicheleño - Guatemala, 23 de febrero de 2007

Los mismos gringos que después les dieron la espalda y fingieron no tener nada que ver con las masacres, a pesar de que un buen número de Uds. estaba (y aún está) en las planillas de la CIA.

Militares guatemaltecos:

¿Se han visto las insignias en los cuellos últimamente?

Son barras y estrellas…

¿Sabían Uds. que las barras y las estrellas son símbolos de una bandera extranjera?

Lo lógico ahora sería preguntarse:

¿Porqué habrían Uds. de usar barras y estrellas como insignias?

¿Se han preguntado alguna vez –sinceramente- , qué intereses ha defendido históricamente el Ejército de Guatemala?

- Una pista... tiene algo que ver con las barras y las estrellas…

Ultimamente salió a luz el que mil marines de los EEUU habrían de aposentarse en territorio chapín para la infame Operación Jaguar, en flagrante violación al espíritu de la constitución. Ante esto cabe preguntarse: ¿También tienen horchata en las venas los oficiales guatemaltecos?

¿Como han permitido que los EEUU los utilize como sus monigotes a su sabor y antojo por décadas? ¿No les preocupa acaso el juicio de la historia, que está tan cercano como inminente?

Piensen que la historia no va a dejar lugar para ambigüedades:

El ejército de Guatemala ha sido una institución nociva para el país, y uno de los principales causantes –sino la causa número uno- de nuestro vergonzo atraso. Con las honrosas y dignas excepciones, el ejército guatemalteco ha estado lleno de traidores, corruptos, genocidas, asesinos, ladrones, narcotraficantes y ahora –tal parece-, cobardes incompetentes que se dejan sobar la cara por los gringos. Todo esto después que fueron los gringos los que los politizaron para convertirlos en energúmenos anticomunistas que no tuvieron empacho en masacrar a su propio pueblo para satisfacer la sed de sangre de los gringos. Los mismos gringos que después les dieron la espalda y fingieron no tener nada que ver con las masacres, a pesar de que un buen número de Uds. estaba (y aún está) en las planillas de la CIA.

Y piensen que si al pueblo de Guatemala no le quedaran remanentes del terror al que se acostumbró durante sus dictaduras, y si la información fluyera de la manera que debiera, se preguntaría abiertamente para que chingados queremos ejército.

Como cadetes alguna vez se consideraron los hijos del honor el deber y la gloria. ¿Qué tan lejos están ahora de los ideales en los que algún día creyeron firmemente? Si se supone que la imágen del ejército ha sido creada por una minoría de manzanas podridas, ¿Dónde están los otros?. Los buenos –si es que existen- tienen la oportunidad de reclamar el papel constitucional del ejército y ponerse a servicio de su pueblo. Todo lo que tienen que hacer es recordar la integridad que una vez aprendieron –y hasta vivieron- en la Escuela Politécnica. Para reconciliarse con su pueblo, será necesario que primero reconozcan las atrocidades y múltiples errores históricos del ejército. Después tendrán que expulsar a las manzanas podridas. Uds. son los únicos que pueden hacerlo. Y háganlo pronto si de verdad les interesa la supervivencia de éste ejército. Porque las voces que piden la abolición cada vez son más; y tarde o temprano va a llegar de comandante general alguien con la suficiente dignidad para negarse a comandar a una partida de criminales cobardes y corruptos.

Fuente: www.hunapu-e-ixbalanque.blogspot.com - 180207


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.