Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Visita de Rumsfeld, un negro presagio
Por Roberto Arias - Guatemala, 2 de abril de 2005

Donald Rumsfeld, secretario de la defensa de Estados Unidos, realizó subrepticiamente una visita a Guatemala el Jueves y Viernes Santo (24 y 25 de marzo de 2005), aprovechando el amplio feriado de Semana Santa que se estila en Guatemala, cuando el gobierno entero queda prácticamente fuera de servicio, así como también descansan las universidades, escuelas, colegios profesionales y muchísimas otras representaciones de las organizaciones civiles, étnicas y eclesiásticas, quienes justamente se oponen a cualquier tipo de entreguismo de los bienes, recursos naturales y recursos institucionales de Guatemala, como actualmente lo pretenden hacer las salvajes cúpulas económicas que tomaron el poder.

El presidente Óscar Berger Perdomo recibió halagos del representante del gobierno de Bush, Donald Rumsfeld, quien calificó su visita como "un momento mágico para Centroamérica". "Estoy impresionado de las reformas que han tenido sus fuerzas armadas, es algo difícil de hacer..." dijo un matutino, refiriéndose a los halagos de Rumsfeld hacia Berger... Berger, convenientemente, se tragó el anzuelo.

El diario El Periódico del 27 de marzo de 2005, en página 7 destacó una asqueante noticia que dice en su título: "La lucha de Rumsfeld". En la entrada dice: "El Congreso estadounidense tendrá que decidir si reanuda la ayuda." En partes conducentes se lee: "La anunciada ayuda militar de Estados Unidos consistirá en un único desembolso de US$3.2 millones rezagado desde hace ya más de 15 años y que servirá para mejorar la capacidad del Ejército para impedir que los cargamentos de droga lleguen a EE.UU.

En cuanto a la reanudación de la ayuda de una forma más estable en el futuro, 'el embajador nos dijo que es una lucha que tienen que hacer, y nos van a apoyar', dijo Berger. 'I count on you on that', añadió refiriéndose a Rumsfeld." (sic). La negrilla es mía y la referencia es al Ejército de Guatemala.

De la manera más "simpática" y haciendo gala de un paupérrimo inglés, el presidente de "Tu nuevo desgobierno" entregó abiertamente al gobierno norteamericano, para servicios de guardianía, al Ejército de Guatemala, institución cuya manutención pagan los impuestos de todos los guatemaltecos.

El Ejército de Guatemala tiene como fin la defensa del territorio y la soberanía de Guatemala, no el de cuidar que la droga no llegue a los Estados Unidos.

Esta es una grave ofensa a la institución castrense y una descarada inconstitucionalidad. Podemos afirmar que, si el Presidente de turno quiere lustrarle los zapatos a los norteamericanos, quienes en su país vilipendian, desprecian, denigran y discriminan a sus connacionales; que lo haga por su propia y graciosa cuenta, pero que no utilice su posición como gobernante de Guatemala para vanagloriarse y ostentar con lo que la población paga con sus impuestos. ¡Las ideas entreguistas de la "familia" Arzú-Berger y sus secuaces no tienen límite! La mentalidad de sirvienta persiste.

¡Qué desvergüenza y qué descaro el de los chafarotes que avalan la deshonra y el deshonor de su institución! Y hay quienes se preguntan que por qué razones Guatemala está en las condiciones actuales. He allí una respuesta: La mediocridad, el deshonor, la falta de carácter y dignidad, en fin... el entreguismo por dinero.

La fusión de la Policía Nacional Civil acuartelándose junto al Ejército Nacional, lo de las maras, los terroristas y el narcotráfico, no es más que una cortina de humo para poner a los ejércitos centroamericanos bajo el control de fuerzas extranjeras y atenazar a los pueblos con el fin de extraer sus riquezas y velar por la seguridad del Imperio.

La visita de Rumsfeld seguramente tiene varios componentes, varios objetivos y varios significados nefastos. La visita de Rumsfeld significa la militarización --de nuevo-- del Estado para reprimir --en nombre de "la ley"-- al pueblo de Guatemala, en caso este pueblo osara resistir al total saqueo del Estado y a las "concesiones" leoninas para las compañías extranjeras y sus testaferros nacionales. También significa un voto contra Cuba y otro contra Nicaragua. ...El gobernante lame las botas de los halcones.

Con el asunto de la minería, sería ridículo que esta población se dejara meter el dedo --entre la boca--, porque, a pesar de que Montana Exploradora supuestamente es canadiense, podría tener un fondo o back up norteamericano. Se debería pensar que existe la alta probabilidad de que con la participación de China, India, Japón y La Unión Europea en la globalización, el dólar se vea afectado a niveles nunca vistos y, nada mejor que, como pensarían Bush y sus halcones: "Aprovechando algunos gobiernos entreguistas, es conveniente en este momento, sacarle a los imbéciles centroamericanos, a precio de risa, el oro que tengan en sus tierras para asegurar la estabilidad del US$ en el futuro, a mediano y largo plazo."

Los guatemaltecos deberían evitar la venta de su país y de su soberanía.

Fuente: Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.