Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contaminación del agua
Por Roberto Arias - Guatemala, 2 de julio de 2005

El agua, para consumo humano, en muchas partes del mundo está contaminada, especialmente en toda la América Latina.

En Guatemala hay contaminación y déficit de agua. Las fuentes, cuencas y cuerpos de agua dulce han sido maltratadas con desprecio, con irresponsabilidad y con negligencia por parte de quienes, a través de los años, tienen y han tenido la gorda obligación de velar por el cuidado y suministro del insumo vital.

La negligencia de las autoridades municipales en toda la República, ha llevado a la población al estado catastrófico en el que se encuentra el estado actual y futuro de la provisión acuífera para consumo humano. La ley de aguas no se ha cristalizado en el Congreso porque afectaría los intereses de muchos "empresarios" o "industriales" de pacotilla, que desde siempre han robado los recursos naturales a costillas de empobrecer a la población y al Estado. ¡Ha corrido dinero en el Congreso!

El agua de Guatemala, en el ámbito nacional, está contaminada. Está contaminada por ignorancia y negligencia de la población en general. Pero está más contaminada por la mala fe de algunos cafetaleros y fabricantes que procesan sus productos por medio de químicos tóxicos y que, como generalmente funciona la mentalidad de azadón de los "empresarios" de las cúpulas económicas guatemaltecas, en lugar de pagar la infraestructura que tendrían que pagar y utilizar en países de otro corte para procesar, reciclar y reutilizar las aguas servidas, las desechan, abusiva, impune y gratuitamente en cualquier afluente que va desembocar en ríos u otros cuerpos de agua que se usan para regar, para que beba el ganado y el ser humano. ¿Y qué...?

Guatemala ni siquiera es un país industrializado y la mayor parte de sus aguas está contaminada pro "desechos industriales". Por esa razón (diga lo que diga el Gobierno) el lago de Amatitlán está en esa etapa irreversible de eutrofización.

Pero el déficit de agua no se debe únicamente a la irresponsabilidad de los dueños de grandes fábricas y fincas de café, se debe también a la inmoral sustracción de los bosques de Guatemala que los gobiernos, en contubernio con los madereros, han permitido que se realice con la más flagrante impunidad.

En la capital de Guatemala, la más grande ciudad de Centroamérica, el depósito de desechos sólidos permanece humeante a pocas cuadras del parque central.

La alcaldía municipal ha estado controlada por el mismo grupo durante un término de casi veinte años. El actual alcalde lo fue dos veces, fue Presidente de la República y, de nuevo es Alcalde. El actual presidente de la República y "presidente de los empresarios", según sus propias palabras, también fue alcalde. Y... el basurero sigue contaminante en el mismo lugar -sólo en Guatemala ocurren estas cosas-

El monstruoso basurero que los alcaldes y presidentes han permitido que subsista en pleno centro de la capital de Guatemala, provoca un sinnúmero de efectos contaminantes a varias zonas capitalinas: la contaminación de partículas cancerígenas suspendidas en el aire que respiran los guatemaltecos y extranjeros; los gases y fétidos olores que emanan hacia vitales y transitadísimas vías de acceso a la ciudad y que dan una pésima impresión de locales y extraños; la crianza de vectores -ratas, zancudos, moscas, etcétera que transmiten toda clase de enfermedades en las áreas aledañas- incluyendo un mercado de comestibles- y, lo más peligroso, lo más infame, lo más ingrato, lo más inmoral y lo más injusto: la contaminación de las capas y napas freáticas por lixiviación.

Lixiviar es: Tratar una sustancia compleja, como un mineral, con un disolvente adecuado para separar sus partes solubles de las insolubles. Es decir que, todo lo orgánico: Las disoluciones segregadas de los cuerpos de perros, gatos y otros animales muertos, cadáveres humanos, parte de cadáveres, fetos, placentas y otros desechos hospitalarios y, lo inorgánico: Elementos químicos varios que abundan en la basura; mantienen una filtración constante a través de las capas de tierra, basalto, grava, etc., hasta llegar a las capas fréaticas capitalinas, aguas que sustrae "Tu Muni", por medio de pozos, para alimentar las redes de agua potable de la ciudad.

Los alcaldes y otras autoridades gubernamentales saben esto y, sin embargo, nada han hecho en las últimas dos décadas para aminorar este sistemática contaminación de las agua que obligadamente deben beber los capitalinos. El mismo efecto sucede en poblaciones del interior de la República. Por eso, la negligencia en este sentido, como en otros casos, debe calificarse de inmoral y de infame.

Si el capitalino quiere beber agua "limpia", deberá, por aquello de las moscas, comprar el agua que consumirá él y su familia, por garrafón a los "empresarios" protegidos del gobierno, de los que no dejan factura por el agua "purificada" que venden y que extraen gratuitamente de pozos que no están muy alejados de los mantos fréaticos contaminados por lixiviación. Es parte del jueguito del "Gana-Pierde".

Fuente: Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.