Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Minería rechazada en Latinoamérica
Por Roberto Arias - Guatemala, 28 de agosto de 2005

El día que tomó posesión de la presidencia de la República Álvaro Arzú Irigoyen, dentro de los asistentes al acto de toma de posesión estaba el príncipe de Asturias, heredero del trono español.

Alguien muy querida para mí, estaba conmigo viendo el acto de toma de posesión presidencial de quien, siendo el Canciller del gobierno de Serrano Elías, había firmado el documento traidor para independizar a Belice. Ella hizo una observación muy acertada: --Fíjate en una situación bastante rara-- me dijo con suavidad, como era su costumbre al hablar, --¿Qué hace un príncipe heredero europeo en la toma de posesión presidencial de un pequeño país centroamericano como es Guatemala? Ya verás los negocios que va a hacer el nuevo presidente con España--.

La profecía analítica no se hizo esperar. El piojo de piña, como le llaman algunos al político Arzú Irigoyen, ni lerdo ni perezoso ya había negociado con los españoles todo el sistema energético de Guatemala ¡antes de ganar las elecciones! ¿Cuánto le pagarían a Arzú por la negociación, en efectivo y con acciones en la Empresa Eléctrica de Guatemala? ¿Cuánto dinero sustraería Arzú de la Empresa Eléctrica, así como denunció Ricardo Buezo que hizo con la telefónica, antes de venderla?

El príncipe español no hizo más que venir a corroborar que el negocio sí se había concretado con la toma de posesión y a darle la mano a todo el montón de lambiscones que verdaderamente se creen nobles en Guatemala y regresó al otro continente sonriendo de la facilidad con que le metieron, por muchos años, la mano entre la bolsa, una vez más, para esquilmar a "los indios y mestizos ignorantes de estas latitudes". Así es como muchos extranjeros nos ven a los latinoamericanos.

Lo más triste de la historia es que muchos guatemaltecos, dentro de su poco conocimiento de cómo cuecen sus negocios los que "no tienen necesidad de robar", siguen aplaudiendo estas cabronadas con los ojos absolutamente cerrados. Es gente que aprendió a leer pero...

Sin embargo, Latinoamérica está en el proceso de despertar con relación al uso y abuso de su territorio y de sus recursos naturales, por parte de compañías nacionales y multinacionales, entregados por corruptos gobernantes.

Guatemala ya demostró que su genuina población tiene aversión a que se realicen más operaciones mineras en su territorio, en virtud de que existen pruebas históricas de que las compañías que han operado anteriormente en ese campo, han sido altamente negligentes con relación a sus obligaciones sociales, ecológicas y ambientales en general. Las poblaciones guatemaltecas seguramente recibirían con beneplácito la explotación de sus recursos naturales, por propios y extraños, si éstos verdaderamente propiciaran el desarrollo sustentable para los núcleos poblacionales y las negociaciones fueran ecuánimes, tanto con las poblaciones como con la misma República de Guatemala, así como que existiera la plena garantía de que el desgaste ambiental sería resarcido con creces y ordenado igual o mejor de como lo encontraron originalmente.

Sin embargo, la voracidad de los mandatarios y sus achichincles, los ha llevado a realizar leyes a rajatabla, con la finalidad de poder hartarse de dinero rápidamente. Las leyes que se dictan son contrarias a la moral y a los verdaderos intereses de una población que se debate entre la pobreza. Los mandatarios utilizan el poder concedido por el pueblo para actuar de una manera tal, que riñe con las expectativas que esa misma población tuvo al votar por que esas personas dirigieran, con decencia y con apego a los más sagrados postulados, los destinos de su Nación y de su desarrollo, con la esperanza de salir del gran atolladero en que se ha empantanado desde hace muchos años el pueblo de Guatemala. Desgraciadamente Guatemala no deja de ser un botín político.

En condiciones análogas, el gobierno de Lima, Perú, se ha visto envuelto en problemas similares. Una batalla entre comunidades campesinas y la empresa minera Majaz, de capital inglés, dejó más de 20 heridos y un muerto, debido al debate sobre el impacto ecológico de la operación. La Iglesia católica respaldó los reclamos de los campesinos pobres.

El enfrentamiento se produjo el lunes 1º de agosto de este año cerca del campamento de Río Blanco, en el departamento de Piura, el cual dejó a varios campesinos detenidos. La argumentación de los campesinos es sobre los graves daños causados a su hábitat, especialmente a los ríos y a sus aguas. Los conflictos entre campesinos y las mineras se iniciaron desde el año pasado.

En Guatemala se registró recientemente un muerto y un maestro de escuela con amputación de extremidades en el conflicto entre comunidades y la minera. Debe pedirse una condena contra el presidente Berger por su interesada participación en el fomento de la explotación minera y por ende, en esos hechos trágicos.

Fuente: www.lahora.com.gt - 270805


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.