Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los payasos
Por Roberto Arias - Guatemala, 30 de octubre de 2005

"Esto me causa risa. Soy el hombre más pobre del mundo", fue la respuesta que dio Axel Arroyo, quien fungió como director durante algunos meses y ahora se encuentra arrestado y encarcelado por su presunta participación en la masiva fuga de "El Infiernito", la cárcel de alta seguridad de Escuintla, según publicó un medio.

Las dos fugas masivas de cárceles de "alta seguridad" que han ocurrido durante los poco más de dos años que ha presidido Óscar Berger Perdomo a la República de Guatemala, parecerían planeadas y ejecutadas intencionalmente por el actual gobierno con la finalidad de que, los "empresarios", para quienes confesadamente gobierna Berger Perdomo, a la mitad del lapso presidencial, tengan el pretexto perfecto a los ojos de la incauta ciudadanía para apropiarse del sistema penitenciario o, por lo menos, de los centros carcelarios. Es notorio el apoyo dado a la maniobra concesionaria por el Presidente de la República; por Carlos Vielmann, el actual ministro de Gobernación y, por la negativa de cumplir con la vigilancia perimetral de las cárceles por Carlos Aldana Villanueva, ministro de la Defensa Nacional, quienes con bastante seguridad "comprarían" jugosas acciones en el negocio carcelario, a nombre de parientes u otros testaferros. No olvidemos el "negocio" de la mina de oro.

El negocio -así debe llamársele en virtud de que en este gobierno no cabe la palabra corrupción o trinquetes, sino específicamente "negocios empresariales"- sería redondo y altamente rentable, dentro del cual seguramente se le daría participación a varios compinches de las "buenas familias" y que, "la chusma" que conforma al pueblo de Guatemala, siga pagando el derecho de vivir en su país bajo condiciones indignas, mientras la mafia con etiqueta de "empresarios" vive con plenitud, al amparo del trabajo y de los magros centavos de los más pobres o, de los más babosos, como ellos cariñosamente les llaman.

Verdaderamente, el "negocio" no sería complicado. Simplemente habría que transferir la infraestructura carcelaria a los dominios de los pandilleros, digo, "empresarios" para quienes gobierna Berger Perdomo, tal y como se hizo con la finca presidencial Santo Tomás y otras propiedades del Estado de Guatemala, para que la maquillen, con la finalidad de iniciar rápidamente otra jugosa fuente de saqueo del Estado y de los impuestos de la ya famélica población.

La escuela ya está clara: Guatel; la Empresa Eléctrica; El Correo; el ferrocarril; Indeca; la autopista Palín - Escuintla; grandes terrenos, barrancos y calles enteras de la zona urbana de la capital de Guatemala, al grado que ya no quedan áreas verdes y dan atol con el dedo a la gente con "el programa "pasos y pedales"; etcétera, etcétera.

Gran parte de la infraestructura física y técnica creada a través de los años por gobiernos anteriores, pagada centavo a centavo con el sudor de los padres y abuelos de todos los guatemaltecos y por ellos mismos, ahora están a "buen resguardo en propiedad de buenas familias guatemaltecas y extranjeras", proporcionando un peor servicio y cobrando como se les da la real gana por él, sin que el ciudadano pueda reclamar o tenga medio de defensa ante el despojo por monopolios y oligopolios legalizados.

Abner Guoz, en el diario elPeriódico del 28-10-05 Pág. 6 escribe: "El ministro de Gobernación, Carlos Vielmann ve como buena alternativa que se den en concesión a la iniciativa privada los centros carcelarios, aunque acepta que para hacer realidad una idea así, es necesario aprobar la Ley de Concesiones.

'Se debería hacer como en Chile, Israel o los Estados Unidos, donde se licita el servicio' sostiene el funcionario. La concesión, señala, permitiría a la iniciativa privada construir las cárceles y administrarlas, y, a su juicio, el gobierno sólo gastaría en el pago que ésta cobraría por cada interno."

Olvida, el Ministro de Gobernación guatemalteco, que en Chile, Israel y Estados Unidos, las condiciones sociales, económicas y políticas que imperan son totalmente diferentes a las que imperan en Guatemala. En Guatemala existe el imperio de la corrupción dentro de los sectores políticos, gubernamentales y dentro de las cúpulas económicas. Olvida Vielmann que las cúpulas económicas, partidarias del capital violento y salvaje, a través del tiempo y de acciones puntuales, han corrompido completamente al Estado al grado de haberse enquistado dentro del poder político.

El diario elPeriódico publicó en portada -27-10-05- la fotografía del presidente Óscar Berger Perdomo y de Ronald Macdonald, el payaso de las hamburguesas, juntos. Al verlo me pregunté sobre la razón subliminal que tendría el matutino para semejante fotografía y, pensé que simplemente era la foto del corrupto y del payaso. ¿Quién será el corrupto y quién será el payaso? ¿Serán dos corruptos payasos o dos payasos corruptos?

Mientras nos muestran las payasadas del Presidente, las "buenas familias" de Guatemala no descansan en su afán de sustraer el Estado de Guatemala y, gran parte de la población, dentro de su innata candidez y admiración por los apellidos anglófilos y germánicos, festeja el gran asalto al país y a la ciudadanía. ¿Quién será el payaso?

Fuente: www.lahora.com.gt - 291005


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.