Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Perspectivas políticas
Por Roberto Arias - Guatemala, 5 de noviembre de 2005

Los intereses políticos, en Guatemala, están radicalmente casados, dentro de otros, con los intereses de las cúpulas económicas nacionales, con cúpulas castrenses activas y en retiro y con intereses de compañías extranjeras que aventuran su aposentamiento transitorio. Entre ellos y sus testaferros esquilman al país, abandonado a la deriva por sus propios ciudadanos, quienes desde hace muchos años han asimilado, casi genéticamente, el condicionamiento de sumisión y servilismo impuesto a sangre y fuego por los entes que imponen el sistema.

Está plenamente visto que los partidos políticos guatemaltecos y sus dirigentes no tienen la mínima conciencia o interés por fortalecer la idea de iniciar una estrategia para formar una verdadera República; una verdadera nación que vele por los intereses y el desarrollo integral del país y de sus ciudadanos; ricos y pobres, letrados y analfabetos, indios, ladinos y negros. Definitivamente no existe aún el concepto de una nación visualizada como un macro-organismo que viva y respire por y a través de cada uno de sus ciudadanos. No existe el concepto de integración. No conviene a los espurios intereses políticos ancestrales.

Al contrario. No hay cohesión entre los guatemaltecos. La división y la separación --la polarización-- racial, cultural, religiosa y económica avivada ancestralmente por los políticos, persiste y ha dividido y confrontado a los guatemaltecos de tal manera que los pequeños grupos de extranjeros que proliferan abundantemente dentro del territorio nacional, han encontrado un paraíso en donde muchos de los mismos ciudadanos les lustran las botas, les cepillan el saco, les dan de comer, les facilitan las gestiones gubernamentales y encuentran servidumbre incondicional corrupta a un mínimo precio en todos los estratos. Muchas mujeres se les someten, como lo hizo La Malinche en Méjico con Hernán Cortés: La desvalorización.

No cabe duda de que las fuerzas políticas interesadas utilizan en su contra, como en un jiu-jitsu, a la extraña idiosincrasia polarizante entre los guatemaltecos y al llamado "complejo de inferioridad latinoamericano" para esquilmar continuamente al país y a su ciudadanía.

En la actualidad, la llamada Gran Alianza Nacional -GANA--, ya demostró que no es nada más que otra asociación corrupta que llegó a tomar el país para despacharse con todo lo que se puedan llevar a través de sistemas de redes macroscópicas de corrupción que funcionan en dos vías, entre el gobierno y algunos sectores puntuales de la iniciativa privada, cuyos miembros ya son abiertamente "políticos" y van tras todo el botín, comprando a los partidos que estén a la venta.

Las pruebas de corrupción que logran salir a luz, porque es imposible que pasen desapercibidas, nos demuestran que Alfonso Portillo y sus secuaces no son más que bebés de teta comparados con los monstruos que están ahora en el ejercicio del poder.

El último escándalo político que se volvió comidilla entre los ciudadanos es la forma tan sucia en la que resultó electo Jorge Méndez Herbruger para presidir de nuevo el Organismo Legislativo. Para desgracia del país y de la ciudadanía, el presidente de la República, Óscar Berger Perdomo, con su proverbial actuar torpe y ambivalente, avaló y celebró abiertamente el movimiento altamente corrupto que utilizó Méndez Herbruger para reelegirse y, peor aún, el mismo presidente de la República fustigó seriamente a los medios de comunicación, que aunque algunos podrían estar comprados, por denunciar los actos de corrupción de Méndez Herbruger dentro de la cloaca conocida como Congreso de la República. ¿En dónde estará la transparencia de la que tanto cacarean los políticos que están al frente del gobierno de Guatemala? Seguramente encontraron la forma de transparentar la corrupción o de corromper la transparencia. Una transparencia corrupta toma forma en Guatemala.

El político Jorge Méndez Herbruger, de la GANA, quien comprando voluntades se situó nuevamente en la presidencia del Legislativo, invitó ayer a una conferencia de prensa, durante la cual, de una manera cínica y desvergonzada, negó que se les haga un pago extra a los diputados por medio de pago de asistentes que no existen o que son personas que únicamente perciben una comisión por firmar el contrato, recibir y cambiar el cheque cada fin de mes. La diputada Roxana Baldetti fue amenazada de muerte por denunciarlo.

Algunos medios de comunicación vendidos a la asociación de políticos de la GANA y "empresarios", intentan minimizar los monstruosos grados de corrupción política estatal actual, a través de recordar todos los días después de su salida del poder hace más de dos años, la corrupción que se dio durante el régimen de Portillo, la cual, según algunos observadores, queda pálida ante lo que está ocurriendo en la actualidad dentro del gobierno de Berger Perdomo y de la GANA.

Ahora que tempranamente se están perfilando los partidos y los extraños personajes que probablemente estén en la palestra política para asumir el poder en el próximo período, veremos qué ofrecimientos mentirosos propondrán a esta ciudadanía, a la que desde siempre han engañado de una manera muy burda por medio de hologramas y otras manifestaciones holísticas que la ciudadanía, sin tomarse la molestia de pensar y por comodidad cree.

También se debería estar a la expectativa sobre qué politicastros asumirán las magistraturas del la Corte de Constitucionalidad -CC- y cuál es su posición dentro del gobierno actual. ¡Ojo!

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.