Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Himalaya se derrite
Por Roberto Arias - Guatemala, 3 de diciembre de 2005

Himalaya (en sánscrito, `hima alaya´, morada de las nieves), sistema montañoso de Asia formado por una serie de cordilleras paralelas y convergentes que constituyen la región montañosa más alta del mundo. Más de 30 picos del Himalaya alcanzan o superan los 7.620 m de altitud, de entre los que destaca el monte Everest (8.850 m), la montaña más elevada del planeta. Este enorme complejo se extiende formando un arco de 2.410 km desde el río Indo, al norte de Pakistán, hacia el este, a través de Cachemira, al norte de la India, el sur del Tíbet, Nepal, el estado indio de Sikkim y Bután; el sistema ocupa 594.400 km2 de superficie.

Durante el paleozoico y el mesozoico (hace 65-570 millones de años), la actual superficie del Himalaya constituía el fondo del antiguo mar de Tetis, situado al norte de la placa india que formaba parte de la corteza terrestre. Las montañas se formaron por la acción de la tectónica de placas. Así, la placa india se desplazó hacia el norte hasta chocar con la masa continental inmóvil de Asia. La elevación principal tuvo lugar a mediados o finales del periodo terciario (hace 12-65 millones de años). El levantamiento de las cordilleras que forman el sistema del Himalaya comenzó por el norte, y fue avanzando hacia el sur en un proceso de varias fases. Todavía hoy el sistema no ha alcanzado un estado de equilibrio total y son frecuentes los temblores de tierra. En términos generales, puede decirse que los montes Himalaya siguen creciendo debido al impacto del choque continental original.

La mano del ser humano, sin embargo, ha logrado hacer retroceder a los glaciares que han permanecido incólumes durante siglos, por medio del calentamiento global. Se ha constatado que la zona de deshielo de Dongyonbu, en los alrededores del monte Everest, retrocedió cerca de 50 metros en los dos últimos años, lo que se considera más del doble de su comportamiento normal.

Este fenómeno pareciera no ser muy importante. Sin embargo, es lógico que el deshielo de las gigantescas masas a un ritmo mayor que el normal, traiga consigo aumento significativo en los caudales de los ríos: inundaciones y arrastrará los consecuentes problemas sociales y económicos. A un mediano plazo -dentro de algunas décadas- los niveles de aguas se reducirán y los problemas económicos se invertirán, pero seguirán afectando a las poblaciones involucradas.

Según algunos informes periodísticos, una expedición de científicos chinos colocó el año pasado 20 varas de medición a altitudes entre los 6 mil 300 y 6 mil 500 metros de altitud. Cuando regresó este año, únicamente encontró cuatro, debido a la desaparición del hielo. Del acantilado congelado de 30 metros de alto que vieron en el año 2,002 a 5,600 metros de altitud, ya no quedaba ni vestigio.
La nota nos indica que el estudio chino sigue el informe publicado en marzo por la World Wildlife Fund -WWF-, el cual puntualiza que los glaciares del Himalaya se acortan una media de 10 a 15 metros al año y, que el ritmo se acrecienta conforme aumenta el calentamiento global.

Martin Hiller, comunicador responsable del Programa de Cambio Climático Global de WWF dice: "El Himalaya es una de las regiones del mundo donde los glaciares están disminuyendo a mayor velocidad. Otras son el Monte Kilimanjaro, en África y partes de los Andes. Hay nuevos datos que demuestran que Groenlandia se está fundiendo más rápido de lo que se pensaba y, que la península Antártica también ha iniciado su proceso de derretimiento."

Agrega que "Lo que especialmente preocupa en el Himalaya es que sus glaciares son esenciales como fuente de agua de muchos de los grandes ríos de Asia." Entre los ríos asiáticos a los que se refiere Hiller pueden mencionarse el Ganges, el Brahmaputra. El Mekong o el Yangtsé. En este caso estamos hablando de regiones de la India y de China Continental, hacia donde desaguan los deshielos de ambos lados de los Montes Himalaya, las que podrían inundarse con el crecimiento de éstos y otros ríos. Esta es una amenaza latente que pende como Espada de Damocles sobre cientos de millones de personas que habitan miles de ciudades y poblaciones en esos vastos territorios.

Cientos de fluentes de los ríos en el lado de la India desembocan en el Golfo de Bengala en el Océano Índico, en donde se encuentra la Cuenca del Ganges, Bramaputra y Meghna. Un serio deshielo de los Montes Himalaya debido al constante aumento del calentamiento global y de la pérdida de la capa de ozono, podría tomar el carácter de cataclismo mundial causado por la mano del ser humano.

La alarma ya hace algunos años que circula por el mundo y muchos países parecen sostener un diálogo de sordos sobre los problemas ambientales que ya están tomando características apocalípticas. Vea el lector las trágicas secuelas de muerte y devastación física y económica que únicamente dos tormentas tropicales -Mitch y Stan- dejaron en Guatemala. ¡Imagínese lo que sería la fundición del Himalaya!

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.