Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Boquerón
Por Roberto Arias - Guatemala, 3 de marzo de 2007

Los acontecimientos sobre el asesinato de los diputados salvadoreños al Parlacen por sicarios guatemaltecos pertenecientes a las fuerzas de seguridad de este país y a su vez, la cantada ejecución de los sicarios dentro de la cárcel de alta seguridad de El Boquerón en Cuilapa, Santa Rosa, son únicamente la punta del iceberg de la cloaca que es este gobierno: el gobierno de los empresarios. Conozco a muchos empresarios luchadores, decentes y responsables que han hecho su capital en base a riesgo, trabajo y ahorro, que nada tienen que ver con los "empresarios" a los que se refiere el presidente Óscar Berger en sus alocuciones.

Lo de la cárcel de El Boquerón no es más que un tosco movimiento de autoridades que están acostumbradas a cometer cualquier delito a la luz del día sin que les tiemble la mano, sabidos que la impunidad es un plus en Guatemala. El presidente Óscar Berger lanzó un disparatado periplo culpando al narcotráfico, mientras el presidente Antonio Saca decía que probadamente los diputados asesinados no tenían que ver con el tráfico de estupefacientes ?Es sorprendente que el presidente Saca se haya sentado al regazo de su homólogo Jorge Bush para dar la queja de lo ocurrido en Guatemala a tres diputados salvadoreños y su piloto y los posteriores asesinatos de los sicarios? ¿Qué tiene que ver Bush en este rollo?

Las autoridades guatemaltecas sostienen que hubo un motín por los policías asesinos en la cárcel de El Boquerón y que los mismos reclusos los mataron. Los reclusos declararon a los medios que tomaron rehenes por temor de su vida y que no mataron a nadie. Las visitas y algunos reclusos declararon que fueron cortadas la energía eléctrica y el agua; hubo cambios abruptos en el horario de visitas y sacaron de prisa a todos los visitantes. Publican los medios de comunicación que de dos pick ups con vidrios obscuros bajaron hombres con gorros pasamontañas y armamento de asalto e ingresaron al penal.

Los noticieros internacionales coincidieron con las declaraciones del presidente Óscar Berger, sobre que los asesinos de los policías allí detenidos pasaron ocho diferentes puertas con ocho cerrojos sin forzarlas para cometer la ejecución.

Finalmente, agentes del Ministerio Público recogieron 30 cascabillos de armas de asalto AK47 y otros tantos de armas 9 mm. y los reos, definitivamente, no cuentan con ese tipo de armamento, lo cual echa absolutamente por tierra el discurso del ministro de Gobernación Carlos Vielmann y compañeros, quienes sostienen que fueron los reos quienes asesinaron a los policías que a su vez asesinaron a los tres diputados al Parlacen y su chofer. ¿Qué cubre Vielmann?

Puede conjeturarse que el asesinato de los parlamentarios pudo ser planeado por grupos políticos o económicos extranjeros y ejecutado por altas autoridades guatemaltecas vinculadas, por múltiples motivos que lograrían con una sola acción; dentro de ellos lograr algunos cambios estructurales centroamericanos para favorecer a las mafias, sin eximir al tráfico de personas, armas y narcóticos y, logros adicionales a corto y mediano plazo; con lo que diría a una voz el crimen organizado: ¡Con Berger ganamos todos!

Fuente: www.lahora.com.gt - 020307


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.