Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 7 - 2011

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Las aguas negras de la capital
Por Roberto Arias - Guatemala, 13 de febrero de 2011

El 17 de diciembre de 2010, el Diario La Hora publicó el reportaje realizado por Mariajosé España "Aguas negras amenazan a la ciudad de Guatemala; EDOM 1972-2000 fue olvidado". El reporte es un excelente instrumento que denuncia la pésima gestión de los alcaldes posteriores a Manuel Colom Argueta y al inicio de la construcción de los grandes colectores en 1974 por el alcalde Leonel Ponciano León. Estos alcaldes sin visión alguna de las necesidades de una urbe que se les salió totalmente de las manos, de una manera irresponsable han permitido que los capitalinos tengan como la primera causa de mortalidad del país, las enfermedades infecciosas intestinales, que representan entre 15 y 20% de todas las causas de muerte en el país y el 30% de la mortalidad infantil, de acuerdo al informe de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Resalta el reportaje que la visión de Manuel Colom Argueta iba más allá de los proyectos a corto plazo. Él y su equipo se concentraron en la planificación del -Esquema Director de Ordenamiento Municipal- EDOM 1972-2000 que plantea la necesidad de contar con un instrumento adecuado de planificación para corregir la estructura de una ciudad que entonces era desordenada y contaminada: La Guatemala de 1970. Este proyecto se dejó por un lado por las administraciones posteriores a Colom Argueta, a pesar de que hubiera tenido un impacto positivo en los guatemaltecos de la actualidad. Nos indica el reportaje que las aguas negras o residuales, sin recibir tratamiento alguno, contradiciendo las más elementales normas de ingeniería sanitaria, son desviadas hacia los barrancos exactamente como se expelen por el tubo de salida de las áreas residenciales, comerciales e industriales. Es este un atentado abusivo con olores fétidos y contaminación de toda índole contra los humanos, la flora y fauna que pueblan esos barrancos y que son los únicos pulmones citadinos que quedan.

El equipo de La Hora encontró la publicación del diario La Nación del 15 de mayo de 1978 donde se considera que la iniciativa de Colom Argueta fue considerada como "la obra de ingeniería más grande de Centroamérica por expertos nacionales y extranjeros ya que se trata de una obra que no se ve, porque se realiza a varios metros de profundidad, pero que, inobjetablemente, significa una obra de grandes beneficios". Han pasado alrededor de 40 años de la preparación del proyecto en mención y, para desgracia de la capital guatemalteca, los últimos 20 años de ese tiempo se ha ido a las municipalidades en pintar calles y banquetas; hacer unos cuantos pasos a desnivel pagados por el gobierno central y sembrar arriates con flores.

El verdadero impacto negativo de no haber tomado las previsiones en su momento, ha permitido la muerte del lago de Amatitlán, de los ríos del Departamento y algunos de la República de Guatemala, amén de las muertes de niños, adultos y ancianos por enfermedades gastrointestinales. Según el EDOM de Manuel Colom Argueta, el Plan de Saneamiento de la Ciudad era un proyecto de propósito múltiple ya que permitía sanear los drenajes sanitarios para no contaminar el lago y los ríos; generar energía eléctrica con la fuerza de las aguas negras y utilizar el lago de Amatitlán como un reservorio de agua potable. Ahora los capitalinos están contaminados y sin reservas de agua, pero contentos con un jardinizado paseo en la sexta. En eso estiman su valía...

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.