Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Maldición gitana, la que le cae a Guatemala, casi siempre
Por René Alvarado Mendizábal - 12 de junio de 2004

Nuestra patria sí que está "fregada" pues ahora que por fin se decidieron a "recortar" plazas en el Ejército, pues siempre ha sido una boca muy grande de llenar y para dar cumplimiento a los Acuerdos de Paz, han tenido, con dolor de su corazón, que recortarlo, y ahora resulta que sólo para mantenerlo "ya recortado", su modernización y demás asuntos, se va a tener que derogar la bicoca de MIL MILLONES DE QUETZALES (menos mal que no fue de dólares), para mantenerlo con un equipo modernizado. "Se corre un riesgo al destinarle esa cantidad al Ejército. Cualquier inversión en el instituto armado es dinero perdido, no retribuye ningún beneficio a la sociedad", dice Iduvina Hernández, directora de Seguridad en Democracia.

Pero el ciudadano de la calle se pregunta: ¿para qué tanto dinero, cuando los niños en las escuelas reciben sus clases, muchos de ellos, al puro aire libre, porque no hay ni edificios adecuados y las casas en donde se asientan las escuelas, son alquiladas por el Gobierno para tal fin y su alquiler cuesta un ojo de la cara? Algo de esos mil millones de quetzales para la compra de armamentos y balas será para el uso del "poquito" que quedó del Ejército, para salvaguardar nuestras fronteras y nuestra soberanía y para "cuidar" nuestra seguridad (¿?); pero esos pocos milloncitos que se gastarán, a nuestras costillas, servirán, para comprar armas acabaditas de salir del perol, nuevecita, avioncitos nuevos (diz que para combatir el narcotráfico), tanquecitos nuevos, camioncitos y "yipitos" nuevos, helicópteros HU-1H, aviones C-47 turbo hélice, comprar nueve lanchas nuevas tipo guardacosta (para que nuestra marina patrulle nuestras "extensas" costas y se puedan enfrentar con los narcotraficantes (porque enemigos de la Patria no hay, por fortuna; adquirir equipo y con equipo satelital y comunicación de radares, camiones de tipo picop de doble cabina, blindados y artillados, en fin, que el poco Ejército que nos quedará, será equipado a la última, con eso su rendimiento es a la última y cien por ciento efectivo.

Naturalmente que la sola noticia de que se gastarán mil millones de quetzales en armamento, le para el pelo a uno y Mario Polanco del Grupo de Apoyo Mutuo dice que el Ejército debe acostumbrarse al presupuesto de Q 780 millones de quetzales que le ha sido asignado, por supuesto, sin disfrazar más transferencias, como se hizo descaradamente en tiempo de Portillo, pues decretándose otro desembolso sería una clara violación a los Acuerdos de Paz. Y para volver con Iduvina Hernández, Seguridad en Democracia (SEDEM), piensa y dice que no hay necesidad del gasto de mil millones de quetzales para el Ejército, cuando no hay amenazas identificadas que requieran tecnificar a los militares luego de la reducción del Ejército. Y Rosalina Tuyuc, de la Coordinadora de Viudas de Guatemala, dijo que este año sólo se le han asignado a ellos Q 70 millones en el Programa Nacional de Resarcimiento y en cambio se gastan millones y millones de quetzales en estas otras cosas.

Y piensa muy bien el Dr. Pérez Avendaño, cuando comenta que los Acuerdos de Paz señalan el recorte o reducción del Ejército; pero que entonces, en dónde van a colocar a tanto oficial que se gradúa en la Escuela Politécnica periódicamente y que salen a ocupar, de una vez, plaza en el Ejército.

Y tanto que nos preocupamos nosotros de la modernización del Ejército, pero, en realidad, esto no urge mucho. Hay cosas mucho más urgentes en que sí deberíamos abrir bien los ojos. Pues los señores militares pueden estar muy tranquilos, en lo que a defensa de la soberanía nacional suceda. Pues que ni México, por el norte y el poniente, ni El Salvador y Honduras, por el lado oriente, amenazan nuestras fronteras. Sólo Belice es el belicoso; pero nunca hemos sabido que nuestro Ejército tenga que intervenir en algo que nos ponga en peligro. Así es que para qué tanta bulla con la modernización de nuestro Ejército y con las millonadas que todo esto contaría.

Otrosí:
Volví a leer en la prensa diaria que aquel general que les conté, medio culpable de jueves negro y viernes de luto, del año pasado, insiste en que se le deje libre pero ahí los jueces que le crean y le hagan caso. Mejor, machete estate en tu vaina y aquí no pasa nada.

 

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.