Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Qué nos espera con la Ley de Concesiones?
Por René Alvarado Mendizábal - Guatemala, 31 de mayo de 2005

¿Y las empresas grandes y poderosas, pagan impuestos, pues?

El presidente Berger está muy entusiasmado con dos cosas: el TLC y la Ley de Concesiones y a ellas les ha echado ganas con toda fuerza; pero quién sabe cómo le irá al pueblo de Guatemala, cuando, por fin se hagan realidad. De lo que hemos visto aquí en Guatemala, entre el mero pueblo respecto al TLC, no es cosa que verdaderamente creamos que será una maravilla, sobre todo para los más pobres y parece que en los Estados Unidos tampoco ha sido muy aceptada para los industriales del azúcar, entre otros ramos. Pero, en fin, aquí, por lo menos ya hay un muertecito por los relajos, aunque un muertecito aquí, ya no cuenta, sobre todo cuando todos los días y a todas horas, sabemos no de un muertecito, sino de muchos diarios y la Justicia, MUY BIEN GRACIAS…

Guayo Villatoro, el buen columnista de LA HORA, el jueves 26 de mayo, escribió sobre varias empresas de ricos, por supuesto, que o no pagan impuestos o lo que pagan mueve a risa. Me explicó: la empresa mexicana Marhnos, concesionaria de la autopista de Palín-Escuintla, hasta este mes de abril ha recibido más de 200 millones de quetzales por el cobro de peaje, pero al Estado sólo le han entregado 2 millones (este fue el obsequio que el gobierno del señor Arzú les hizo, como el que les hizo con los teléfonos); para mencionar al Telgua (y ya que estamos escribiendo de la nacionalización de esta empresa, la misma NO PAGA NI SIQUIERA LA SERVIDUMBRE QUE LES CORRESPONDE A LAS MUNICIPALIDADES? Por servidumbre de paso y las Municipalidades presentaron un recurso de cobro, pero Telgua argumentó que eso no procedía, porque las municipalidades les cobraban de manera unilateral (¿?) ¿Habrase visto tal descaro? Y si esto se ve con esta privatización de los teléfonos, lo mismo sucede también, (también obra del señor Arzú y su gobierno) con la energía eléctrica; ¿qué podemos esperar con lo que suceda, con la Ley de Concesiones? Guayo Villatoro detalla, con pelos y señales, respecto a una cervecería en Zacapa (que no ha pagado nada a la Municipalidad, de los 75 mil quetzales que ofreció pagar), atenida a que la Municipalidad de Teculután, Zacapa, se ha quedado con la boca callada. Lo mismo ha sucedido con otras municipalidades a quienes la millonaria TELGUA, se niega a pagar, cuando el cobro de servidumbres es completamente legal y si los guatemaltecos pagan esos servicios, por qué razón no los van a pagar ellos, escudándose en que ellos son una empresa transnacional (¿?). Si, en efecto, TELGUA tiene SUFICIENTES FONDOS PARA PAGAR, pues sus ganancias fueron de 720 millones de quetzales en 2004 y que en agosto de este año, ya llegarían a los 880 millones de quetzales.
Si así han procedido sólo las empresas que antes eran de Guatemala y que el señor Arzú privatizó, así como lo hizo con la Energía Eléctrica y con la privatización que hizo de algunas carreteras (vaya, que no fueron más..), que podemos esperar si después les de la gana de concesionar todo, lo que se pueda y se deje el pueblo hacer.

OTRO SÍ

Que simpática e interesante, la opinión de don Manuel Menocal Garbín, guatemalteco de vive en Los Ángeles Cal, USA, desde hace muchos años, pero que no por eso ha perdido su amor y su interés por la patria, cuando afirma que "queremos ver a Ríos Montt en calzoncillos" y que esto sería imitando a Saddam Hussein que está preso y que, además, ha sido retratado, luciendo calzoncillos. Don Manuel, con todas las letras califica desde ya como genocida, calificativo que desde hace mucho tiempo ya ha tenido el general; pero que no han logrado sentarlo en el banquillo, juzgarlo y sentenciarlo, a pesar de las muchas veces que lo ha hecho Rigoberta Menchú, nuestra Premio Nobel de la Paz, que ahora acaba de ganarles el pleito a unos eferregistas, terroristas y discriminadores raciales. Se ve, pues, que los buenos guatemaltecos, aunque estén lejos, tienen arraigado el patriotismo y se preocupan por las cosas de Guatemala. Ojalá, de veras lo veamos, con las canillas al aire, mostrando sus partes, ya un poco arrugadas.

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.