Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El tema agrario…
Por Roberto Cabrera Guzmán - 22 de abríl de 2004

El general Justo Rufino Barrios le cambió la estampa al país, y de feudal lo introdujo a liberal capitalista, un pequeño paso adelante; de la misma manera que creó institucionalmente el Ejército, principió a destruir los pueblos de indios para transformarlos en fincas de café por medio del decreto 170, un solo decreto, para deshacer la estructura agraria de Guatemala. ¿Cuáles son los antecedentes de estos fenómenos agrarios en América…?

Todas las tierras descubiertas van a pertenecer al Rey de España por el derecho de conquista y de ahí se desprenden los principios 1) de Señorío sobre la tierra; 2) de la tierra como aliciente; 3) de la tierra como fuente de ingresos; 4) la preservación de las tierras comunales de indios; 5) bloqueo agrario de los mestizos.

Todo esto bajo el signo de la economía mercantil simple va a ser la base que usa la burguesía frente al desarrollo social. Esta economía mercantil simple representa la organización de la economía. Los artículos se fabrican, no para el consumo propio sino para el cambio, para la venta. Nace esto como un tránsito entre la comunidad primitiva y la sociedad esclavista, cuya premisa fue la división social del trabajo y la separación de la agricultura y la industria. De todos estos desarrollos nacen en Guatemala las grandes fincas o mejor dicho las grandes extensiones de tierra en pocas manos con el nombre de latifundios. La agricultura es la base de la riqueza de los pueblos, decían los fisiócratas. De ahí que los pueblos se van transformando en países suficientes, autosuficientes y deficientes, según sus procesos de producción y esto va a determinar que puedan sacar sus productos al mercado externo o surtirse internamente, de este desenvolvimiento va a nacer el comercio internacional con productos que salen (exportaciones) y productos que ingresan (importaciones). En América y particularmente en Guatemala las exportaciones en los grandes períodos de su historia han sido: En la época prehispánica: el cacao, sin ninguna técnica, sólo se cosecha, y la fuerza productiva es el indio. En el periodo colonial, exportamos añil, con técnicas rudimentarias hechas por los indios (patios como de café - machacándolo). Durante el régimen conservador exportamos grana con técnicas rudimentarias hechas por ladinos o mestizos --se desgranan las nopaleras-- de 1871 con la Reforma Liberal nuestra exportación es el café, técnicas tradicionales hechas por indios y mestizos pobres que van a vivir a las rancherías de las fincas como campesinos pobres y explotados. Esto también creó la oligarquía cafetalera como clase social. En esta época se impulsó también las exportaciones de azúcar, algodón, quinina, banano. Para 1944-51 la Revolución de Octubre impulsa la diversidad de cultivos al interior y exterior, hacia una sociedad capitalista con métodos y tecnologías modernas. Se dio la ley de titulación supletoria. Se hizo la primera colonia agrícola nacional en Poptún, Petén, y la ley del arrendamiento forzoso, con estos antecedentes para 1952 se promulgó el Decreto 900 o Ley de Reforma Agraria. La tierra se otorga en usufructo vitalicio a los campesinos, para evitar que la vendan.

Se les otorgaba hasta 25 manzanas según el estado de la tierra, pagarían 3 % anual al Estado, de la cosecha. Se establece una política de silos de reserva. Se establece una asistencia crediticia. En 18 meses de 1953 a 1954 afectadas 1002 fincas con una extensión de 1,091,073 hectáreas. Se habían pagado Q. 8,345,545 de indemnización. 100 mil campesinos fueron beneficiados. De las 101 fincas nacionales, 70 fueron parcelas y repartidas a 30 mil trabajadores de las mismas; 29 fincas fueron en forma de cooperativa; 2 fincas en forma mixta: parcelamiento y cooperativa. Esto generó una gran abundancia de: maíz, frijol, arroz, trigo. El Banco Nacional Agrario otorgó 35,000 préstamos por un total de Q. 8,388,234. Como dentro de las expropiaciones se tocó a la United Fruit Company de capital norteamericano, se planificó la invasión a Guatemala y la imposición en el gobierno del Estado de Carlos Castillo Armas que en 1954 impuso el estatuto agrario, que otorgaba parcelamientos en propiedad privada a personas seleccionadas, con carácter político; en ese año se dio la gran crisis de granos y alzas en los precios. Con estos procedimientos más de 400 mil familias campesinas se quedaron depauperadas con parcelas de tierra ínfimas y 175 mil familias campesinas se quedaron sin tierra. Según el censo de 1964 las fincas de más de 20 caballerías y todos los latifundios sólo aprovechan el 5% de la tierra cultivable, lo demás es tierra ociosa. Frente a esta realidad la AID, dependencia de los Estados Unidos de América presentó en Guatemala un estudio sobre el problema de tierra en Guatemala y más tarde apareció el documento del Obispado de Guatemala "El Clamor por la Tierra" como una preocupación básica de esos sectores mirando hacia el futuro. Todos los parcelamientos a favor de los campesinos quedaron detenidos y más tarde surgió un movimiento de autogestión campesina que representó el sacerdote Andrés Girón. Mientras que el modo feudal en que se mantienen las fincas de café continúa siendo semifeudal a pesar de las leyes de protección a los trabajadores que dio la Revolución de Octubre de 1944-54. Sobre el territorio de Guatemala de 108,889 km 2 un 16 % es tierra de minifundios. Un 18% fincas familiares de 20 manzanas a una caballería y el 66% latifundios, fincas medianas y grandes cuya explotación ha continuado en forma tradicional es decir feudal. El Decreto 170 cumplió los propósitos de la clase cafetelera; su aplicación rompió la estructura colonial. 2) Dejó a los indios sin tierras. 3) multiplicó muy considerablemente la propiedad de los ladinos. Los indios dispersos después de la ruptura de la estructura de los pueblos; fueron la mano de obra barata para trabajar en las fincas apareciendo el segundo gran decreto de Barrios el 177 el Reglamento de Jornaleros, que los vuelve obligatoriamente trabajadores forzados en las fincas de café… El país ha caminado con estas maldiciones y con estas desgracias sin poder soltar dicha dependencia que institucionalmente ha favorecido exclusivamente a los latifundistas que son los nuevos capitalistas, en una sociedad que injustamente mantiene esas diferencias…

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.