Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Hogueras
Por Raúl de la Horra - Guatemala, 11 de junio de 2005

Una sociedad que permanece sorda a sí misma.

Esta sociedad no sólo no ha superado las actitudes y gestos de la guerra fría, sino que en sus entrañas, ni siquiera hemos renunciado a los fuegos de la Inquisición. Nada de qué asombrarse, ya que incluso estando en pleno siglo XXI, las estructuras económicas, sociales y mentales de nuestro país son de naturaleza eminentemente feudal.

La pestilencia a libertad calcinada que irradian muchos hogares y colegios guatemaltecos es alimentada con leños poderosos (“Dios, Patria, Familia”), cuya función es enaltecer y avivar las brasas de la intolerancia. Acá, las lluvias de la razón y los ventarrones de la ilustración han brillado notoriamente por su ausencia.

El otro día participé con algunos invitados en un programa radial sobre el tema de la familia y los valores. Fue sorprendente constatar que la mayoría de llamadas telefónicas del público defendían ardorosamente los principios “sagrados” e inamovibles de la familia, según una lectura bastante exaltada de los textos bíblicos.

Y aunque los participantes aclaramos que no pretendíamos situarnos en la esfera del “deber ser”, sino analizar lo que es hoy la familia guatemalteca, los radioescuchas se mostraron incapaces de interpretar nuestros comentarios con serenidad y lucidez, adoptando posturas que imposibilitaban el diálogo.

Todo ello nos indica cuán difícil es producir conocimientos sensatos en una sociedad que permanece sorda a sí misma y se niega a comprender la relatividad de los fenómenos humanos. Resulta obvio que es la falta de educación, en el sentido profundo, sumado al descalabre social, lo que hace que muchos ciudadanos sigan atizando alegremente las hogueras del oscurantismo- …hasta que un hedor a ceniza nos anegue el alma.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.