Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Lucha antinarcótica
Por Raúl de la Horra - Guatemala, 29 de octubre de 2005

Yo no pretendo deprimir a nadie.

Algunos comentarios míos producen escozor en ciertas personas. “¿Por qué eres tan negativo?”, dicen. “No todo es tan negro, deberías ser más propositivo”. Y yo las comprendo. Comprendo que, inmersos como lo estamos en un estercolero, con la mierda hasta el cuello, no sea ni gracioso ni estimulante que venga un fulano a decirnos: “Señores, esto va mal, nos estamos ahogando”. ¡Como si no lo supiéramos!

Lo curioso es que aunque lo sepamos, seguimos comportándonos en la vida de todos los días como si no pasara nada, como si éste fuera el único o el menos malo de los mundos posibles. Yo no pretendo deprimir a nadie con mis escritos, sino que busco arrancar algunas sonrisas cómplices e inteligentes. Y para lograrlo, me parece necesario ventilar en público nuestras taras colectivas, porque ellas son como la ropa recién lavada, que si no se saca al sol, luego se enmohece y apesta.

En este sentido, hemos de reconocer que nuestro país exhala una pestilencia moral que sólo las narices atrofiadas por la sensiblería y el patrioterismo más candoroso consiguen ignorar. Criminalidad, corrupción, injusticia, impunidad, doble moral, son algunos de los insoportables hedores que nos hacen famosos en el desconcierto de naciones.

Desde que el mundo produce miseria, el principal motor que ha hecho avanzar a los hombres es el descontento ante lo que no está bien y la denuncia de las causas que nos mantienen estancados. Congratularse de lo bueno que tenemos y de lo que sí funciona es, lógicamente, necesario, ya que en dosis pequeñas e individuales produce efectos saludables. Pero ingerido en cantidades indiscriminadas, se transforma en un peligroso narcótico y en una idiotez nacional. Es contra eso contra lo que escribo.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.