Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

De bajón
Por Raúl de la Horra - Guatemala, 10 de junio de 2007

Por supuesto que alguien vendrá.

Otra vez de bajón. No sé si será por las lluvias y sus inminentes catástrofes advirtiéndonos que no puede haber impunidad cuando se burlan las leyes de la naturaleza, o si será más bien a causa de los temporales que nos azotarán antes y después del proceso electoral evidenciando que un pueblo que no sabe lo que quiere, tampoco sabrá cómo conseguirlo y terminará repitiendo los sempiternos errores que nos llevan de lo trágico a lo ridículo.

El caso es que el ánimo anda en estas fechas un poco por los suelos, el horizonte está cargado de nubarrones y a uno no le queda sino resignarse muy a la chapina, ahuecando el ala y encomendándose a la voluntad de Dios, la cual, vistos los resultados de los últimos siglos, ha sido y será: “¡Sobrevivid, guatemaltecos, aunque sea a codazos y aplastando a los de abajo!” Al menos, éste ha sido el fruto manifiesto de tanta fe desparramada en un país que se considera bastión del cristianismo.

Lo he dicho y lo repito: hay como un tufo a podredumbre en el aire, como si el país entero fuera a colapsar, como si estuviéramos condenados a vivir una pesadilla recurrente que dura ya más de 50 años. Por supuesto que alguien vendrá –siempre hay alguien ungido de piadoso optimismo– a decirnos que no todo es tan terrible, que aquí hay cosas lindas, y que con un poco de confianza, etcétera. Pero ya hemos visto a dónde nos ha conducido tanta credulidad.

El otro día un amigo me soltó una explicación lapidaria que me dejó sin aliento: “¿Sabés? –dijo–, aquí somos tan ricos en pobreza material y espiritual, que siempre se encontrará gente dispuesta a dar el culo por un pedazo de pan o por un favor, por eso estamos como estamos”. Fue como un mazazo en medio de la noche, deslumbrante y revelador. Me puso la carne de gallina. ¿A usted no?

Fuente: www.elperiodico.com.gt - 090607


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.