Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Vacío busca lleno
Por Raúl de la Horra - Guatemala, 21 de julio de 2007

Es más sencillo de lo que parece.

En las problemáticas abordadas los sábados anteriores sobre la búsqueda desenfrenada de sucedáneos del poder para sentirnos existentes (necesidad de estatus, consumismo, vampirismo amoroso, etc.), descubro un común denominador que si bien es de naturaleza filosófica, incrusta sus raíces en lo psicológico y en lo social. Me refiero a la compleja relación que existe entre lo lleno y lo vacío.

¿Qué es lo vacío? Lo vacío, es decir, los contenedores, somos nosotros, con nuestra sensación de no ser o de no sentirnos realizados si no conseguimos aferrarnos –o esclavizarnos– a algo exterior que, de manera totalmente idealizada, consideramos apto a darle sentido a nuestra vida. ¿Y lo lleno? Lo lleno es el contenido, o sea, todo aquello (personas, cosas o procesos) que hemos aprendido a designar como portadores de las cualidades que creemos necesitar para sentirnos válidos como personas.

¿Complicado? Pues es más sencillo de lo que parece. Nuestra sociedad, nuestra religión y nuestros padres nos enseñaron –son los espejismos que nos han amamantado desde niños– que la felicidad existe allá afuera, al final de los caminos, como un estado al que llegaremos, ineluctablemente, en la medida en que tengamos lo que ellos creen que hay que poseer para ser felices.

La felicidad estará así siempre lejos, como una zanahoria relumbrante e imposible, otorgándole ilusión a nuestra vida. Y no llegaremos a ser nadie, y nos sentiremos unos desgraciados, si no adquirimos carro, novio, marido, hijos, dios, plata, éxito, prestigio, etc. De suerte que, cuanto más vacíos estamos, más intentamos atiborrarnos con cosas y personas que, en rigor, son sólo un contexto que la vida nos ofrece para acercarnos a nosotros mismos.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.