Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Jóvenes ancianos
Por Raúl de la Horra - Guatemala, 1 de septiembre de 2007

No se trata de señalar culpables.

Hablábamos la semana pasada de la “huevonitis crónica” que afecta a muchos chicos de las capas altas y medias (las mujeres suelen ser más despabiladas, pero corren el riesgo de criar mañana a sus hijos como lo fueron sus hermanos), y que los va transformando poco a poco en parásitos. Los que sufren de este síndrome se muestran abúlicos, ni siquiera leen periódicos, su vocabulario es cada vez más limitado y soez, y sólo piensan en su ombligo. Desperdician horas enteras delante del televisor y la computadora, hipnotizados por los espejitos de la sociedad de consumo, convencidos de que el mundo es una inmensa teta destinada a satisfacer deseos y fantasías. En suma, son jóvenes envejecidos prematuramente, con la sola diferencia de que en lugar de estar en un asilo de ancianos, viven todavía con sus padres.

Y decía que una posible explicación de los problemas de atención que experimentan, de su pérdida de horizontes y falta de motivación, de la dificultad que tienen para comportarse como adultos, reside en la actitud misma de los progenitores, al no haber sabido transmitirles con respeto y firmeza puntos de referencia estables, coherentes y realistas. Quizá estos mismos padres tampoco aprendieron de los suyos el uso de la libertad con responsabilidad, y estamos ante una cadena de aprendizajes desafortunados que hunde sus raíces en la historia de la familia y de su clase social, así como en los valores y prácticas de una cultura que tiene dos rostros: el aparente y el real.

Los problemas individuales tienen siempre una dimensión social que los contiene y, hasta cierto punto, los aclara. De manera que no se trata de señalar culpables, sino de zanjar responsabilidades. Y responsables, en este asunto, lo somos todos.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.