Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ateísmo
Por Raúl de la Horra - Guatemala, 20 de octubre de 2007

Quizá sean ateos los buenos.

Hay un enigma que pocos se atreven a analizar. En todas partes vemos con asombro que los bribones, los brutos, los ladrones, los pícaros y asesinos de variada especie, nunca han dudado de la existencia de Dios. Es más: en la historia de la humanidad, millones de gentes han sido asesinadas en el nombre de Jesucristo (“Dios está, siempre, del lado del que tiene mejor puntería”) y muchos más abusos han sido cometidos por creyentes –el abuso infantil, entre otros– que los cometidos en nombre de Satanás o del ateísmo.

Esto, a mí, me deja perplejo. Un estudio hecho en las penitenciarías de los USA demuestra que el 95 por ciento de los presos por asesinato se han declarado adeptos de las distintas religiones. Y en Inglaterra se ha comprobado que los ateos casi no están representados en las prisiones, mientras que los católicos y cristianos en general están sobre representados.

Que yo sepa, antiguamente ningún ateo quemó vivo a un creyente, y ningún ateo de la actualidad sube a las camionetas del transporte público, ni grita en las calles con altavoces, ni invade las ondas del espacio radial y televisivo para aporrear a la gente sobre la inconveniencia de creer en Dios. Al contrario, los ateos defienden el laicismo, que es la separación del Estado respecto a las creencias religiosas.

Concluyo con una cita del escritor Peter Dubral: “Toda persona razonable sabe que hay gente buena que cree en dioses y gente buena que no cree en dioses. Como la mayoría de los ateos, yo no violo, asesino ni robo. La idea de que sólo una persona religiosa puede ser buena, es ridícula. De hecho, quizás sean los ateos los verdaderamente buenos; tratamos de hacer lo correcto, no por la razón egoísta de un miedo al castigo en otra vida, sino porque sabemos que es lo correcto”.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.