Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Huevos
Por Raúl de la Horra - Guatemala, 11 de noviembre de 2007

El remedio era peor que la enfermedad.

Ahora que Alvaro Colom ganó las elecciones y que no lo tendrá fácil para gobernar un país bastante ingobernable, yo le recomendaría, con vistas al futuro, la misma medicina que me prescribió el otro día mi psicoterapeuta personal, Dóneric, quien es el excepcional chofer de taxi que me lleva y me trae por estas calles de Dios (y cuyo teléfono, 5241-2395, comparto con ustedes por si se les antoja utilizar sus eficientes servicios o comprobar la veracidad de lo que les cuento).

Resulta que andaba yo un tanto apesadumbrado debido a un problema (también los psicólogos tenemos problemas), y cuando se lo conté a Dóneric, él puso cara de circunstancia y me soltó: “Lo que usted necesita, Lic., es hacerse una cura y le voy a dar la receta: durante una semana deberá comerse 20 huevos duros en el desayuno, 30 huevos en el almuerzo y nuevamente 20 huevos en la cena”.

De más está decir que se me cortó la respiración. “Es una locura, cómo se le ocurre que alguien pueda salir vivo tragándose esa cantidad de huevos, ni un hipopótamo lo aguantaría”, dije. Y le comenté que el remedio era peor que la enfermedad, y que en todo caso me gustaría conocer las bases en las que se sustentaba semejante cura: “¿De dónde saca que yo necesito eso y por qué motivo debería funcionar?, inquirí.

“Simple”, agregó. “Porque lo que a usted le hacen falta son huevos”, respondió sin ambages. Confieso que no sólo me hizo gracia sino que, encima, no dejaba de estar en lo cierto. Y es la razón por la que pienso que dicha receta podría también servirle no sólo al futuro presidente del país, Alvaro Colom, sino a cualquiera que tenga que tomar grandes e importantes decisiones en la vida.

Porque a veces, en la existencia, lo que se necesitan son huevos, simplemente. ¿Cierto, o no es cierto?

Fuente: www.elperiodico.com.gt - 101107


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.