Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Exportaciones
Por Raúl de la Horra - Guatemala, 8 de diciembre de 2007

Guatemala es una potencia mundial (superada tan sólo por Rusia) en materia de producción y exportación de niños. En promedio, más de 4,000 niños salen del país al año, lo que equivale a un Jumbo Jet cada mes, repleto de “bambinos chapines” volando rumbo a otros destinos. Los beneficios que esta industria reporta son astronómicos: de 27,000 a 40,000 dólares por niño adoptado, de modo que junto con el narcotráfico y el contrabando, la venta de niños constituye una de las rúbricas más fructíferas de la economía informal guatemalteca.

Nada más fácil que traer hijos al mundo, lo cual nos emparenta con las ratas y los conejos. Lo difícil es criarlos, educarlos y convertirlos en seres humanos. Es entonces cuando las cosas se complican.

Por eso creo que es necesario que se dé en adopción a los niños no deseados, cuyo destino, si llegaran a quedarse en nuestro dulce, cristiano y acogedor país, sería: o maras, o muerte (no olvidar que también somos líderes mundiales en desnutrición y mortandad infantil).

Desgraciadamente, los únicos que pueden adoptar niños son los extranjeros, puesto que para los nacionales ello significa sumas de dinero imposibles. Y esto es así, porque el asunto de las adopciones constituye un negocio estrictamente privado (¡viva de nuevo el libre mercado!), cuyos tentáculos penetran en diversas esferas del Estado. Por su parte, el Estado no ha podido –o no ha querido– regular este tema como es debido y como se lo exigen diversas instancias internacionales.

Es la razón por la que cualquier persona sensata espera que este martes 11 de diciembre sea aprobada, en tercera lectura, en el Congreso de la República, la “Ley de Adopciones”, aunque ello signifique la pérdida de nuestro liderazgo mundial en la materia.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.