Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2019

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Adolfo Mijangos López
Por Ruth del Valle Cóbar - Guatemala, 22 de enero de 2019

Es importante conocer la historia de quienes han trabajado por construir una Guatemala de paz, de prosperidad, de democracia. Por eso hoy queremos hablar de Fito Mijangos, un abogado guatemalteco que tuvo que vivir fuera del país por causa de la persecución política y, no obstante, decidió volver a la patria que lo vio nacer para continuar haciendo de ella un lugar mejor.

El 13 de enero de 1971 fue ejecutado el abogado Adolfo (Fito) Mijangos López, cuando aún no cumplía 42 años. Salía del edificio donde tenía sus oficinas profesionales, en la 4ª avenida y 9ª calle de la zona 1, alrededor de las 7 de la noche, y se disponía a subir a su vehículo, cuando dos sicarios se acercaron y lo asesinaron. Le dispararon por la espalda, mientras se encontraba sentado en su silla de ruedas.

No hay que olvidar que dirigía el país el general Carlos Arana Osorio, conocido como el Chacal de Oriente por haber dirigido el exterminio de líderes opositores durante el gobierno de Julio César Méndez Montenegro, siendo su ministro de Gobernación. En Zacapa recuerdan como el río Motagua se teñía constantemente de rojo cuando arrojaban ahí a los cadáveres de las personas asesinadas por el régimen.

¿Quién sabe que el Anillo Periférico de la ciudad capital se llama Dr. Adolfo Mijangos López? ¿Quién fue Fito Mijangos?

Fito se formó en la Universidad de San Carlos de Guatemala como abogado y notario, y realizó un posgrado en Derecho Agrario en la Universidad de Florencia, Italia, luego de lo cual volvió a Guatemala en 1954 cuando era derrocado el presidente Jacobo Árbenz Guzmán.

Fito fue uno de los 33 profesionales que se opusieron al gobierno impuesto con la contrarrevolución de 1954, lo que lo colocó nuevamente en el «ojo del huracán» político.

En 1956 volvió a irse de Guatemala para estudiar en la Sorbona, París, obteniendo un Doctorado en Derecho Civil y Derecho Internacional, pero también salvando la vida ante la persecución política. Después de estudiar en París se traslada a estudiar un Doctorado en Derecho Comparado en la Universidad de Luxemburgo.

Un accidente le dejó parapléjico. Su compañera de vida, Clotilde Aguiló, con quien había construido un hogar y procreado una hija, se convirtió en su principal soporte y apoyo.

De regreso a Guatemala, participó en las luchas por derrocar al general Miguel Ydígoras Fuentes, especialmente reconocido por la corrupción de su gobierno. Fundó el partido Unidad Revolucionaria Democrática (URD) junto a Manuel Colom Argueta y Francisco Villagrán Kramer. También fue activo partícipe de las Jornadas de Marzo y Abril de 1962, el movimiento estudiantil urbano que hizo impostergable la caída del dictador. Lamentablemente, la ingobernabilidad generada fue aprovechada por otro militar, el coronel Enrique Peralta Azurdia, quien dirigió el golpe de Estado que derrocó a Ydígoras en 1963. Esto obligó a Fito y otros colegas de la URD a irse a México para mantenerse vivos.

En 1966 volvió a Guatemala y en 1970 Fito fue electo diputado por la Democracia Cristiana. En el mismo proceso electoral, Manuel Colom Argueta fue elegido alcalde de la ciudad capital.

Desde su curul, Fito se opuso a la concesión que el Gobierno pretendía hacer a la Exmibal para la explotación del níquel guatemalteco; otros dos miembros de la comisión que se formó para estudiar el tema sufrieron un atentado, Julio Camey Herrera fue asesinado, Alfonso Bauer Paiz y Rafael Piedrasanta Arandi sobrevivieron y tuvieron que irse al exilio.

No queremos que esos tiempos oscuros vuelvan a reinar en nuestro país. Por eso es necesario que conozcamos lo que pasó, para impedir que se repita.

Fuente: http://gazeta.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.