Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Por los enfoques críticos y diversos
Por Rosalinda Hernández Alarcón - Guatemala, 6 de noviembre de 2004

Filo, somos muchas las personas quienes te extrañamos.

La presencia de la SIP en Guatemala permitió observar de nuevo cómo los dueños de los medios de comunicación interpretan la libertad de expresión de una manera muy limitada, ya que sus integrantes la reducen a la defensa de la libertad de prensa contra agresiones físicas, legales y económicas.

Varios panelistas pusieron en el centro la importancia de abordar los casos de corrupción, pero se abstuvieron de señalar que su defensa al libre mercado los lleva a ignorar temáticas de gran impacto social. Las agendas con enfoques sesgados son predominantes, lo que representa una violación al acceso a la información. Cabe resaltar que el derecho a la información es un derecho humano básico que sustenta los demás.

En el caso de Guatemala, se señalaron las agresiones contra periodistas, pero los empresarios de la SIP se abstuvieron de condenar al gobierno, cuyos agentes policíacos son los autores de varios casos comprobados.

Si bien es una atrocidad atacar a periodistas como señalaron en la asamblea de la SIP, también es cierto que se viola el derecho a la información cuando los medios omiten las voces críticas, la mirada de las mujeres y las expresiones multiculturales.

Defender la libertad de expresión implica necesariamente el compromiso de presentar al público usuario de los medios de comunicación visiones balanceadas y contrastadas de una variedad de temas.

Por costumbre, año con año, la SIP, durante sus asambleas, ocupa primeras planas y amplios espacios en variedad de medios escritos de gran tiraje. Tienen los recursos para hacerlo y no hay gobierno que se los impida. Son empresarios y el sistema los protege. Aunque existen agrupaciones nacionales internacionales que verifican los contenidos de los medios, los resultados de su observación todavía tienen poco impacto.

Una nueva práctica tendría que asumir por costumbre la ciudadanía receptora de los medios: ser observadora para que éstos cumplan con su función social, no perderse ni convertirse en consumidora. Es decir, no se trata de abstenerse de tener acceso a determinado medio, bajo el supuesto de que existe variedad de opciones dentro de las reglas de la competitividad; hay que defender la libertad de acceso a la información, haciendo público nuestro rechazo cuando se censuran espacios para quienes ejercen un periodismo crítico y diverso, descartan el criterio que la noticia es mercancía y abogan por las transformaciones sociales. Te extrañamos, Filo.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.