Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Modelo funcional o democrático
Por Rosalinda Hernández Alarcón - Guatemala, 20 de agosto de 2005

Los espacios de interlocución fragmentan agendas sociales.

En los países centroamericanos se está imponiendo un modelo de participación funcional a fin de debilitar el movimiento social. Si bien existe un mayor número de organizaciones, éstas tienen menor fuerza porque ignoran la acción política o se condicionan a esquemas corporativos o de cooperación con las instituciones. Aunque existen gobiernos elegidos en procesos electorales, se están implantando sistemas políticos anti-democráticos en los que se da preeminencia al mercado y se debilitan a los Estados, reduciéndolos en aparatos incapaces de garantizar derechos.

Estas afirmaciones, que comparto plenamente, fueron expresadas por la feminista nicaragüense Sofía Montenegro, quien estuvo en Guatemala invitada por la Asociación La Cuerda y la Red de Mujeres Periodistas.

En una de sus disertaciones, la reconocida periodista señaló las perversiones de las campañas de incidencia que descartan la acción política, conocidas por sus nombres en inglés como lobby o advocacy. Éstas han alentado mesas de diálogo y negociación en las que los responsables de la administración pública imponen sus criterios. Estos espacios de interlocución fragmentan las agendas sociales y orillan a la sociedad civil a asumir tareas que corresponden al Estado, por ejemplo garantizar la gobernabilidad y atacar la corrupción. En suma, despolitizan a la ciudadanía y utilizan la supuesta concertación para administrar burocráticamente los conflictos generados por los malos gobiernos.

Sofía Montenegro sintetizó algunos planteamientos, que se escuchan también aquí por mujeres y hombres formadores de opinión, referidos a reivindicar la participación democrática que mediante la acción política exija la apertura de espacios reales de participación y decisión, que ejerza la crítica y reclame el papel de la ciudadanía como actor social, que demande sus derechos a la libertad de expresión y libre acceso a la información.

La colega nicaragüense resaltó la importancia de hacer visibles a las mujeres en todos los espacios de la sociedad: “lo que no se ve, no existe; y sin organización, imposible hacer incidencia política”. Como una meta ética y política de inclusión indicó que las mujeres tienen que ser medios de comunicación, concretando la política en discurso y liderazgo para que a través de la palabra se expresen críticas, propuestas y puntos de vista.

Estos temas, que rebasan las fronteras de Guatemala, tienen gran importancia, por ello merecen un mayor debate.

La grave problemática que vive la población mayoritaria en los países centroamericanos, en la que existen situaciones que afectan en particular a las mujeres, difícilmente encontrará respuestas favorables si se siguen aceptando esquemas de participación con máscara democrática, ya que están apaciguando la rebeldía y las aspiraciones de cambio social.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.